Los socios de Caja Rural de Salamanca aprueban el ejercicio económico de 2018 con la esperanza de que exista una estabilidad política que haga crecer más a la entidad

El resultado después de impuestos ha alcanzado la cifra de 4.865.000 euros.

 Asamblea Caja Rural
Asamblea Caja Rural

Con un resultado favorable de casi 5 millones de euros (4.865.000 euros), los socios de Caja Rural de Salamanca han aprobado por unanimidad los puntos del día de la Asamblea General celebrada este viernes en la sede de la entidad.

Ahora empieza un plan estratégico que durará hasta 2021 y que tiene como fines aumentar el número de clientes, incrementar la productividad y apostar por la innovación. Ernesto Moronta, presidente de Caja Rural de Salamanca, ya piensa en ese futuro: “El plan que hemos elaborado es valiente para conseguir ser la entidad de referencia en la provincia. Después de que España atravesara una crisis económica en los últimos años, estamos en el buen camino. Tras celebrarse tres Elecciones Generales en los últimos cuatro años, esperamos que se logre una estabilidad política que nos permita crecer en socios y número de negocios. No podemos renunciar a nada y, tecnológicamente hablando, tenemos que ser pioneros”.

“En esta provincia, la competencia es feroz en precios, pero no en calidad de servicios”, señala la directora general de Caja Rural de Salamanca, Isabel Martín, que añade que “Salamanca necesita inyección de inversión, por lo que la entidad apoya completamente a esta zona”. Martín asegura que “lo rural y lo tecnológico pueden ir de la mano, por lo que Caja Rural de Salamanca tiene los pies en el campo y la cabeza donde hay negocio”.

Los directivos de esta cooperativa de crédito estudian abrir oficinas en Valladolid, una de sus provincias de actuación junto a Ávila y Salamanca.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído