Solo una de cada cinco personas que perdieron su trabajo se ha inscrito en las oficinas de empleo

Pese a haber más personas en paro se ha reducido considerablemente el gasto en prestaciones, lo que desincentiva a quienes pierden su trabajo para inscribirse. Además, las variaciones del Régimen General de la Seguridad Social señalan que se sustituyen empleos estables y a tiempo completo por empleos precarios a jornada parcial
 

0 Comentarios

 Solo una de cada cinco personas que perdieron su trabajo se ha inscrito en las oficinas de empleo
Solo una de cada cinco personas que perdieron su trabajo se ha inscrito en las oficinas de empleo

Los últimos datos de la lista del paro correspondientes al mes de agosto, publicados el pasado lunes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, dejan a Salamanca con el peor final de verano desde hace seis años y la sexta provincia donde menos empleo se crea en comparación con los afiliados del año pasado. Además, solo una de cada cinco personas que perdieron su trabajo se ha inscrito en las oficinas de empleo.

La situación actual es que habiendo más personas paradas más que en 2008, se ha gastado menos dinero en prestaciones. Algunas de estas personas se irán inscribiendo en los próximos días y otras, sobre todo entre las que no tienen prestaciones, no lo harán. No encuentran razones para hacerlo.

Además, cabe recordar que desde el 15 de agosto no hay Plan Prepara, con el que se concedía un subsidio mensual de unos 400 euros durante medio año a los parados que habían agotado su prestación por desempleo.

Para Comisiones Obreras (CCOO), la situación a la que ha llevado reforma laboral al mercado de trabajo se observa contemplando las variaciones que se producen en la afiliación al Régimen General de la Seguridad Social, pues la afiliación con contratos indefinidos a jornada completa ha disminuido, mientras que en el lado opuesto, las afiliaciones con contrato temporal y a jornada parcial, han aumentado casi en la misma proporción. “Se han substituido empleos estables y a tiempo completo por otros precarios a jornada parcial”, añade.

Y concluye que el otro aspecto en el que ha incidido gravemente la reforma laboral es en la distribución de las edades, pues las personas menores de 45 años no llegan a suponer el 60% de todas las afiliadas cuando sobrepasaban el 65% en 2011. Las menores de 30 años suponen un 10% menos y las que tienen entre 30 y 45 años han visto reducida su presencia en un 3%. Los mayores de 45 años en cambio ven cómo su presencia ha aumentado un 20%.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído