La incidencia acumulada en Salamanca prosigue su escalada y ya alcanza los 660 casos

Mientras que la ocupación en planta se ha multiplicado hasta 12 durante la última semana

1 Comentarios

Gente paseando por el Puente Romano.
Gente paseando por el Puente Romano.

La incidencia acumulada a 14 días en Salamanca no deja de crecer, de acuerdo con los últimos datos facilitados por la Junta de Castilla y León esta cifra ya se encuentra por encima de los 660 casos por cada 100.000 habitantes. No obstante, la parte positiva de este ascenso en los contagios por coronavirus es que no están teniendo un reflejo inmediato en las hospitalizaciones; actualmente, el Hospital Universitario de Salamanca acoge a 12 pacientes COVID-19 en planta y un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). 

La ocupación de camas por pacientes COVID en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales de Castilla y León registró en las últimas 24 horas una subida de un punto y medio, al notificarse un 11,54 por ciento de ocupación frente al 10 por ciento de la jornada precedente, en un viernes en el que continúa la subida de la tasa de incidencia acumulada a 14 días en la comunidad, al pasar de los 808,46 casos de ayer a los 845,37 dados a conocer hoy por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

Como ha venido siendo habitual en las anteriores olas del virus, los efectos del aumento de la incidencia de COVID, que comenzó hace tres semanas, se empezaron a notar en los hospitales de la comunidad a finales de la semana pasada, si bien de manera amortiguada gracias a la campaña de vacunación, que en Castilla y León alcanza ya al 82,1 por ciento de la población mayor de 40 años con la pauta completa.

No obstante, la ocupación en las UCI creció más de tres puntos en la última semana, desde el 8,3 por ciento mínimo, en riesgo bajo, alcanzado el jueves 8 de julio, hasta el 11,54 por ciento de riesgo medio de hoy, que se refleja principalmente en los hospitales de Palencia, cuya ocupación en UCI se eleva al 40 por ciento y se sitúa en riesgo muy alto, y Burgos, que con una ocupación del 22,22 por ciento se ubica en riesgo alto. Ya en medio se encuentran los hospitales de Soria (14,29 por ciento), Segovia (12,9 por ciento) y Ávila (11,11 por ciento), mientras que Valladolid se mantiene en riesgo bajo a pesar de subir hasta el 9,18 por ciento, mismo nivel en que se encuentran León (8,7 por ciento) y Zamora (5,26 por ciento). Salamanca es la única provincia que continúa en nueva normalidad con una ocupación en UCI del 1,89 por ciento.

En planta, la ocupación también sigue en aumento aunque, como en UCI, de manera más paulatina que en anteriores olas. Así, frente al 0,98 por ciento registrado hace dos semanas, el viernes 2 de julio, hoy los hospitales de Castilla y León cuentan con una ocupación de camas por pacientes COVID del 4,47 por ciento, aún en riesgo bajo, en el que también se encuentran León (4,42 por ciento), Valladolid (4,07 por ciento), Palencia (3,28 por ciento), Soria (2,83 por ciento) y Ávila (2,14 por ciento), mientras que Burgos (9,35 por ciento) y Zamora (7,26 por ciento) ya se ubican en riesgo medio y Salamanca (1,95 por ciento) y Segovia, sin pacientes COVID en planta, resisten en los ratios de nueva normalidad.

Estabilización de la incidencia a siete días

Y mientras la ocupación en las camas de UCI y planta de los hospitales continúa progresivamente al alza y la incidencia acumulada a 14 días no frena sus subidas diarias, que hoy la sitúan en 845,37 casos, el dato positivo de la jornada lo marca la tasa de COVID a siete días en Castilla y León, que por segunda jornada consecutiva registró un descenso hasta situarse en 471,96 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 472,08 de ayer y los 473,67 que se registraron este miércoles, lo que apunta hacia una progresiva estabilización de los contagios.

Por provincias, en relación a esa incidencia a siete días, sigue siendo Burgos la que presenta una tasa más alta en la comunidad, con 930,80 casos por cada 100.000 habitantes, seguida de Palencia (626,87), ambas en ascenso con respecto a la jornada precedente. También subieron en las últimas 24 horas las tasas de Soria (456,78), Salamanca (375,71), Segovia (304,28) y Ávila (284,15), mientras que Zamora (457,83), Valladolid (417,75) y León (318,55) lograron descender sus ratios, si bien todas las provincias se encuentran en riesgo muy alto.

En ese mismo nivel se encuentran los nueve territorios de Castilla y León en cuanto a la incidencia a 14 días, de nuevo con Burgos encabezando este indicador con 1.567,17 casos seguida de Palencia (1.033,55); Zamora (942,04), que descendió su cifra en las últimas 24 horas; León (747,53); Valladolid (727,36); Soria (714,41); Salamanca (661,82); Segovia (493,88); y Ávila (383,73).

La tasa de incidencia acumulada de casos de COVID-19 en mayores de 65 años continúa su ritmo de ascenso al pasar, en relación a 14 días, de los 124,98 casos notificados ayer a los 138,99 comunicados hoy, mientras que la tasa a siete días contabiliza este viernes 91,58 casos por cada 100.000 habitantes frente a los 87,34 que dio a conocer ayer la Junta de Castilla y León.

La positividad global de las pruebas diagnósticas se mantiene estable al subir solo una centésima hasta el 17,64 por ciento y el porcentaje de casos con trazabilidad volvió a bajar al 40,96 por ciento. Por último, el índice reproductivo básico volvió a descender, por cuarta jornada consecutiva, y se situó en 1,06, cerca de la unidad máxima recomendada por las autoridades sanitarias. Por debajo de esa cifra ya se encuentran las provincias de León (0,86) y Zamora (0,90), si bien Salamanca (1,02), Burgos (1,10), Valladolid (1,11), Segovia (1,15), Palencia (1,17), Soria (1,25) y Ávila (1,49) aún se mantienen por encima del índice máximo recomendado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído