¿Tienes dudas sobre si padeces párkinson? Estos son los síntomas con los que empieza a manifestarse la enfermedad

Esta afección afecta a 150.000 personas en España y está relacionada con otras enfermedades crónicas como la diabetes

0 Comentarios

A día de hoy y, después del alzhéimer, el párkinson es el trastorno neurodegenerativo que más prevalece en España. Así se refleja en los datos de la Sociedad Española de Neurología. Cada año, se diagnostican unos 10.000 nuevos casos y, actualmente, se estima que entre 120.000 y 150.000 personas conviven con esta enfermedad. Pese a ello, muchas personas desconocen qué síntomas son los que primero aparecen en nuestro organismo antes de que nos diagnostiquen esta afección. Muchos de ellos llegan a aparecer incluso hasta 10 años antes y, por eso, es importante tenerlos presentes para lograr un tratamiento adecuado.

Esta enfermedad, que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva, se caracteriza por la pérdida de neuronas en la sustancia negra del cerebro, que es la zona que produce el neurotransmisor dopamina y que juega un papel relevante en el movimiento, además de en otras funciones. Tal y como se ha publicado en un artículo del periódico El Español, actualmente, se desconocen las causas concretas que originan la enfermedad, aunque, desde la Federación Española del Párkinson, apuntan a que podría deberse a una combinación de factores genéticos, medioambientales, ocasionados a raíz del propio envejecimiento del organismo.

Un estudio publicado por JAMA Neurology ha encontrado dos nuevos factores de riesgo asociados a la enfermedad: padecer hipertensión y diabetes tipo 2. Al parecer, ambas dolencias podrían ser dos síntomas tempranos de la enfermedad, que, detectada de una manera rápida, puede recibir un tratamiento más efectivo y capaz de mejorar la calidad de vida de la persona que la sufre.

Respecto a la forma en la que el párkinson puede manifestarse, hay que señalar que existen múltiples maneras, las cuales pueden dividirse entre síntomas motores y no motores. Entre los más reconocibles, se encuentra el temblor en reposo. Éste suele aparecer primero en las extremidades, pero también puede darse en la boca o los párpados. Además, se agrava si la persona está nerviosa o en situaciones de ansiedad. La rigidez es otra de las manifestaciones más conocidas. La persona afectada con esta dolencia comienza a tener una menor amplitud de movimientos y, desde la Federación Española de Párkinson, señalan que se puede presentar en algo tan simple como tener dificultades para girarse en la cama. Además, puede afectar a algunas expresiones faciales como el parpadeo. Esto es lo que se conoce como hiponimia.

Finalmente, hay que destacar, además, que la depresión, la ansiedad, el desarrollo de apatía, las pérdidas de memoria y los problemas para articular palabras, además de los trastornos del sueño, pueden ser algunas de las señales precoces.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído