Trabajar en Europa en tiempos del coronavirus: "El cambio en las medidas higiénico sanitarias es brutal entre un país y otro, aquí las mascarillas no las utiliza casi nadie"

Ángela Blázquez, joven salmantina de 25 años, viajó a Reino Unido el pasado 26 de junio para trabajar de 'au pair'. Ha tenido que rellenar un certificado de sanidad y ha cumplido una cuarentena de quince días al llegar

 WhatsApp Image 2020 07 16 at 13.32.48
WhatsApp Image 2020 07 16 at 13.32.48

La guijuelense Ángela Blázquez ha decidido comenzar una nueva aventura en Londres trabajando como au pair. Como ella misma explica “no es fácil irte de tu país, y menos en medio de una pandemia, pero era momento de tener valentía y salir a estudiar inglés”. A sus 25 años, Ángela cuenta con dos carreras universitarias. En junio de 2018 se graduó en Pedagogía por la Universidad de Salamanca, y dos años después, en junio de este mismo año, ha terminado el grado en Educación Infantil en la Universidad Pontificia de Salamanca.

La joven ha tomado la valiente decisión de empezar su nueva vida en Reino Unido a raíz de la declaración del Estado de Alarma. “Al ver que terminaba mi segunda carrera y que las oposiciones de magisterio previsiblemente se aplazarían era momento de aprovechar para ir al extranjero a mejorar mi inglés”, asegura.

WhatsApp Image 2020 07 16 at 13.36.12

Ángela vive y trabaja actualmente en una familia como au pair. “Este trabajo me permite compaginarlo con la escuela de inglés y es muy flexible, teniendo las tardes y fines de semanas libres”. En su caso fue fácil encontrar familia, a pesar de contactar con ellos en abril, momento en el que el COVID-19 azotaba a Europa con mayor dureza. “Se mostraron optimistas y esperaban que pudiera viajar en cuanto pasara un poco de tiempo”, como finalmente ha sido.

Para poder viajar a Reino Unido, los extranjeros deben rellenar 48 horas antes un certificado de sanidad en el que, como apunta Ángela, hay 40 preguntas personales “tienes que poner tu número de teléfono, otro número de contacto a través del cual puedan localizarte, si has pasado o tienes síntomas de COVID”. “En Madrid para las salidas internacionales había mucho más control que para los viajes nacionales”, según nos dice “allí se entrega el certificado y además te preguntan el motivo de tu viaje”, asegura.

Algo que ha sorprendido a Ángela ha sido ver que el aeropuerto de Londres “estaba completamente vacío” y aprecia que durante el vuelo “se respetó en todo momento la distancia de seguridad.”

Al llegar al país, los inmigrantes deben permanecer en cuarentena durante quince días. “Una de las condiciones para entrar en el país es que tienes que firmar una declaración como que realizarías esa cuarentena y, en caso de no cumplirlo, te enfrentas a una multa de 1.000 libras”, añade la joven. Durante los días de cuarentena, la Policía inglesa puede acudir al domicilio que se ha indicado para comprobar que estás cumpliendo, aunque con Ángela no se dio el caso “nadie fue a la casa ni nadie contactó conmigo por teléfono”.

WhatsApp Image 2020 07 16 at 13.37.10

Ahora que Ángela ha terminado sus días de cuarentena, ha aprovechado para salir a conocer la ciudad de Londres y considera que hay un cambio muy brusco en cuanto a seguridad, "aquí solo es obligatorio llevar las mascarillas en transporte público y, aun así, hay mucha gente que no lo cumple". En espacios cerrados no es obligatorio llevarla, apunta, e "incluso te encuentras a cajeros de supermercado sin ellas". Lo que sí ha percibido Ángela es el miedo de la gente, ya que "se apartan cuando pasas a su lado para mantener la distancia de seguridad". En su opinión, "las medidas que hay aquí no son suficientes", y ha visto sorprendente "pasar de las medidas higiénico sanitarias de España a esto" y le parece también increíble que "habiendo visto la cantidad de gente afectada y fallecida se comporten así". También apunta que “el metro no lo utiliza mucha gente” y que “en mercados tan conocidos como el de Portobello en Notting Hill no había ni muchos puestos ni muchos visitantes”, por lo que no ha visto grandes aglomeraciones.

La aventura de Ángela no ha hecho más que comenzar y ya ha superado el como ella explica “momento de angustia cuando despegó el avión, sin saber a qué se iba a encontrar al aterrizar”. Ahora, la joven se enfrenta a la realidad asumiendo que “el paso ya está dado y ya que está allí intentará disfrutar al máximo siempre cumpliendo con las medidas recomendadas”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído