Un trabajo mentalmente estimulante te protege de la demencia en la vejez

EP

3 Comentarios

fotonoticia 20210819075934 420
fotonoticia 20210819075934 420

Las personas con trabajos mentalmente estimulantes tienen un menor riesgo de demencia en la vejez que las que tienen trabajos no estimulantes, según un estudio publicado en 'The BMJ'.

Una posible explicación es que la estimulación mental está relacionada con niveles más bajos de ciertas proteínas que pueden impedir que las células cerebrales formen nuevas conexiones, en dos procesos llamados axonogénesis y sinaptogénesis).

Se supone que la estimulación cognitiva previene o pospone la aparición de la demencia. Pero los resultados de los ensayos han variado y los estudios más recientes a largo plazo han sugerido que la actividad cognitiva en el tiempo libre no reduce el riesgo de demencia.

La exposición a la estimulación cognitiva en el trabajo suele durar bastante más que los pasatiempos que estimulan la cognición, pero los estudios basados en el trabajo tampoco han aportado pruebas convincentes de sus beneficios.

Por ello, un equipo internacional de investigadores se propuso examinar la asociación entre el trabajo con estimulación cognitiva y el posterior riesgo de demencia, así como identificar las vías proteicas de esta asociación.

Sus conclusiones se basan en estudios realizados en el Reino Unido, Europa y Estados Unidos que analizan los vínculos entre los factores relacionados con el trabajo y las enfermedades crónicas, la discapacidad y la mortalidad.

Se examinaron tres asociaciones: la estimulación cognitiva y el riesgo de demencia en 107.896 participantes (42% hombres; edad media de 45 años) de siete estudios del consorcio IPD-Work, un proyecto de investigación en colaboración de 13 estudios de cohortes europeos; la estimulación cognitiva y las proteínas en una muestra aleatoria de 2.261 participantes de un estudio; y las proteínas y el riesgo de demencia en 13.656 participantes de dos estudios.

La estimulación cognitiva en el trabajo se midió al inicio del estudio y se siguió a los participantes durante una media de 17 años para ver si desarrollaban demencia.

Los trabajos "activos" que estimulan la cognición incluyen tareas exigentes y una gran libertad de decisión en el trabajo (también conocida como control del trabajo), mientras que los trabajos "pasivos" que no estimulan la cognición son aquellos con poca exigencia y falta de control del trabajo.

Tras ajustar los factores potencialmente influyentes, como la edad, el sexo, el nivel educativo y el estilo de vida, se comprobó que el riesgo de demencia era menor en los participantes con alta estimulación cognitiva en el trabajo que en los de baja estimulación (incidencia de 4,8 por 10.000 años-persona en el grupo de alta estimulación y de 7,3 en el de baja estimulación).

Este hallazgo se mantuvo después de realizar ajustes adicionales para una serie de factores de riesgo de demencia establecidos en la infancia y la edad adulta, las enfermedades cardiometabólicas (diabetes, enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular), y el riesgo de muerte en competencia.

La asociación no difería entre hombres y mujeres o entre menores y mayores de 60 años, pero había indicios de que la asociación era más fuerte para la enfermedad de Alzheimer que para otras demencias.

La estimulación cognitiva también se asoció con niveles más bajos de tres proteínas vinculadas tanto a la estimulación cognitiva en la edad adulta como a la demencia, lo que proporciona posibles pistas sobre los mecanismos biológicos subyacentes.

Se trata de un estudio de observación, por lo que no se puede establecer la causa, pero se trata de un estudio amplio y bien diseñado que utiliza diferentes tipos de análisis para proporcionar un cierto grado de validación de los principales hallazgos, y los resultados parecen ser generalizables en diferentes poblaciones.

Así, los investigadores afirman que sus resultados sugieren que las personas con trabajos cognitivamente estimulantes tienen un menor riesgo de demencia en la vejez que las que tienen trabajos no estimulantes.

"Los hallazgos de que la estimulación cognitiva está asociada a niveles más bajos de proteínas plasmáticas que potencialmente inhiben la axonogénesis y la sinaptogénesis y aumentan el riesgo de demencia podrían proporcionar pistas sobre los mecanismos biológicos subyacentes", concluyen.

A pesar de las considerables investigaciones anteriores, el papel del enriquecimiento mental relacionado con el trabajo en la demencia sigue sin estar claro, afirma Serhiy Dekhtyar, del Instituto Karolinska, de Suecia, en un editorial vinculado.

"Este nuevo trabajo es un importante recordatorio para todos en la especialidad de la prevención de la demencia de que sólo podemos llegar hasta cierto punto con estudios de intervención que son cortos, tardíos, pequeños y que incluyen sólo a personas heterogéneas en sus perfiles de riesgo para revelar cualquier beneficio del enriquecimiento mental sobre el riesgo de demencia", escribe.

"Los estudios cuidadosamente diseñados, amplios y basados en la población, con largos periodos de seguimiento, que también pretenden aportar pistas biológicas, pueden ser un importante complemento a los ensayos controlados aleatorios". El estudio de Kivimäki y sus colegas es un ejemplo destacado", concluye.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído