La Unión de Juventudes Comunistas llama a los trabajadores de Glovo al “boicot” y les ofrece asesoría

Han lanzado una campaña ante la instalación de la multinacional en Salamanca debido al accidente laboral que hace unos días le costó la vida a uno de los riders

 GLOVO11
GLOVO11

Desde la Unión de Juventudes Comunistas en Salamanca, se ha lanzado una campaña a principios de éste mes de junio del 2019 ante la instalación en Salamanca de la multinacional Glovo. También tras los últimos acontecimientos, como el accidente laboral que le costó la vida al rider en Barcelona a finales del mes de mayo.

“En Salamanca, como en el resto del Estado, se ha introducido recientemente una nueva modalidad de explotación y precariedad laboral de la mano de los conocidos “riders”, falsos autónomos sin ningún tipo de seguridad laboral, que operan a través de la externalización del servicio de envío de determinadas mercancías (comida o compras de supermercado) a domicilio, vendiéndolo como una fuente de ingresos flexibles, cuando no es más que otra tentativa del capital por reforzar sus pilares y precarizar a la clase obrera”, declara Judith Santos, secretaria política de la Juventud Comunista en Salamanca.

En la ciudad, Glovo llegó a principios de septiembre, formando actualmente parte de la plantilla unos 100 empleados, a los cuales se unen nuevos trabajadores cada semana. “Bajo su condición de falsos autónomos, éstos deben de pagar una tasa de 50 euros cada mes, aparte de los gastos que suponen la mochila de repartidor y el combustible en el caso de contar con una moto” manifiesta Judith Santos. Añade que “los trabajadores disponen de una aplicación que les asigna los pedidos de manera aleatoria en función de un sistema de puntuaciones que les obliga a competir entre ellos de manera constante, cobrando una miseria por kilómetro recorrido, a lo que se suma una ínfima parte del pedido”.

Desde Juventudes Comunistas indican que “estas prácticas imposibilitan la organización de los trabajadores y la conciliación con su vida personal si aspiran a obtener unos ingresos medianamente estables, a la vez que fomentan el individualismo impidiendo cualquier unión de los trabajadores a favor de sus intereses, ya que compiten por los pedidos y los medios de socialización en el trabajo son escasos o inexistentes”.

Recientemente, el empresario creador de Glovo declaró que se trata de un trabajo a partir del cual “obtener unos ingresos flexibles para jóvenes”. Algo que Judith Santos replicaba explicando que “esto no es más que una falacia, ya que los salarios siempre deben ser dignos, y este empresario se nutre y obtiene grandes beneficios, hasta 100 millones de euros en el último año, a través de la explotación de todos sus trabajadores.”

Así, desde el Partido y la Juventud Comunista en Salamanca ponen a la disposición de estos trabajadores una asesoría para solventar dudas “y luchar por unos derechos laborales dignos a través de la organización sindical de sus trabajadoras”. Además, también animan y llaman a la solidaridad de clase a los consumidores mediante “un boicot a la utilización de ésta empresa explotadora”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído