Las 'vacunas nasales', claves para la vuelta a la normalidad después de la pandemia

Los expertos aseguran que resultan ser más eficaces dando mayor inmunidad que las que se han suministrado en las distintas olas

0 Comentarios

Infosalus
Infosalus

La lucha contra el COVID-19 sigue su curso. Pese a que sigue siendo difícil erradicar esta enfermedad por la capacidad que tiene para extenderse y el aumento de casos que está habiendo, los expertos han asegurado que las 'vacunas nasales' podrían ayudar a acabar con ella, ya que han resultado ser más eficaces que las que se han suministrado en las distintas olas de la pandemia de forma intramuscular. Además, hay que tener en cuenta que, tal y como han avanzado los científicos, es mejor administrar estas dosis en sitios en los que el virus hace un contacto directo y la nariz es uno de ellos.

Por el momento, hay ocho vacunas nasales en desarrollo clínico y tres en ensayos clínicos de fase 3, pero los progresos son muy lentos debido a los desafíos de crear fórmulas adecuadas que sean seguras y efectivas a través de esta ruta. Así lo asegura una investigación publicada en Scientific American, de la que también se ha hablado en el periódico de tirada nacional El Debate y que está intentando 'despertar' las defensas de las mucosas. Este sistema se basa en células especializadas y anticuerpos dentro del revestimiento de la mucosa de la nariz y otras partes del cuerpo, capaces de detener el virus del SARS-CoV-2 antes de que pueda crear una infección profunda.

"Estamos lidiando con una amenaza diferente a la que teníamos en 2020", ha explicado Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale, que, además, ha asegurado que, "si queremos contener la propagación del virus, la única forma de hacerlo es a través de la inmunidad de las mucosas".

Iwasaki está trabajando en varios grupos de desarrollo de vacunas nasales. Estos aerosoles encapsulan las proteínas de punta del coronavirus, la molécula que usa el virus para unirse a las células humanas. Las inyecciones intramusculares crean un tipo de respuesta conocida como inmunidad sistémica, que produce los anticuerpos de inmunoglobulina G (IgG), que circulan por el torrente sanguíneo en busca del virus. En el caso de los aerosoles nasales, se trata de anticuerpos de inmunoglobulina A (IgA). Estos se establecen en los tejidos esponjosos de la nariz, boca y garanta, donde primero se asienta el coronavirus.

En el caso de que el desarrollo de esta investigación no llegase a sus frutos, existe la opción de la utilización del aerosol como refuerzo de la inyección intramuscular.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído