Los vecinos de la Rúa se movilizan para que el Ayuntamiento les escuche y así evitar "el abuso" con la nueva regulación de las terrazas

Los residentes de la calle denuncian además que, tras presentar una queja por la Feria de Día, el Consistorio les contestó que durante las Ferias de septiembre se suspende de forma deliberada la normativa sobre ruidos 

 Terrazas Rúa
Terrazas Rúa

Tal y como informó SALAMANCA24HORAS el pasado mes de agosto, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) declaró la “nulidad radical” de la regulación especial de la Plaza Mayor y de la Rúa sobre las terrazas de los bares, después de que un establecimiento que se encontraba en el ágora, denunciara su "desventajosa situación" frente a sus compañeros de hostelería, al no poder colocar su propia terraza. 

Debido a que antes de final de año el Consistorio deberá redactar una nueva ordenanza que tendrá que ser aprobada en sesión plenaria para que entre en vigor el próximo 1 de enero de 2020, el Ayuntamiento está conversando con diferentes sectores de la ciudad para consensuar la normativa. Así, el área de Policía del Ayuntamiento está en constante diálogo con la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca, pero en las últimas semanas otros colectivos han levantado la voz para que el Equipo de Gobierno les escuche.

Es el caso de los comerciantes de la Rúa, que recientemente han protestado por la permisividad que tienen los hosteleros con las terrazas y han enviado un escrito, tal y como indican fuentes de Confaes, en el que señalaban que la instalación de las terrazas en esta importante vía de la ciudad se realiza "sin tener en cuenta nuestros derechos". "Las terrazas están colocadas literalmente delante de nuestras fachadas y puertas de acceso impidiendo tanto la visibilidad como el acceso de los clientes a nuestros establecimientos”.

Además, el escrito de los comerciantes señala que “Las terrazas hacen imposible la circulación de las personas de un lado a otro de la vía para acceder a nuestros negocios. Las sombrillas abiertas se usan indiscriminadamente haga sol o no, sea invierno o verano, de noche y de día, lo que supone un perjuicio aún más grave para el acceso y visibilidad de nuestras tiendas”, aseguraban.

Otra relevante voz discordante

En los últimos días, otra voz discordante se ha sumado a la polémica y ha comenzado a movilizarse para ser escuchada. Se trata de los residentes de la calle de la Rúa, que han empapelado y buzoneado en los diferentes portales de esta vía para reunir propuestas ciudadanos para enviarlas al Ayuntamiento, tratando de que, en la nueva regulación de terrazas de la calle, no sólo se tenga en cuenta a los hosteleros. 

"Como vecinos afectados consideramos que sería conveniente que fuésemos escuchados y tenidas en cuenta nuestras opiniones", indica el escrito. Este periódico se ha puesto en contacto con este grupo de vecinos para conocer sus ideas de cara a la nueva regulación. 

"Nosotros, que llevamos toda la vida viviendo aquí, observamos situaciones que padecemos continuamente, y que se divide en tres fases", cuentan. "Está la mañana, en la que el tránsito peatonal en la Rúa es muy caótico debido a la circulación de furgonetas sin limitación de carga y tamaño que estacionan a ambos lados de la calle y conducen como les parece, generando mucho peligro", aseguran.

"En segundo lugar, cuando se marchan las furgonetas, se despliegan las terrazas y vemos que tenemos, tanto nosotros como los viandantes que pasan por esta vía, que caminar en fila india, sin prácticamente podernos detener, sin apenas espacio para carritos y para minusválidos, debido a la amplitud de las terrazas en cualquier época del año", explican.

"Por último, cuando se retiran las terrazas, comenzada la madrugada, empieza la recogida de parasoles, sillas y mesas, con un ruido tremendo y muchos golpes. En invierno es tolerable, pero en verano, con las ventanas abiertas, es terrible. Y no sólo eso, porque después de las terrazas es el turno de las barredoras de la limpieza...", cuentan los vecinos a SALAMANCA24HORAS.

"El Ayuntamiento nos informó de que, durante las Ferias, se suspende la normativa de ruidos en la vía pública"

Los vecinos de la Rúa no sólo indican que desean que el Ayuntamiento les escuche por la problemática de las terrazas. También, por la instalación de casetas durante la Feria de Día. "Ha habido muchas quejas particulares por los días en los que se instalan las casetas en la Rúa, que congestionan aún más el tránsito y dificultan hacer vida normal por la música alta", explican.

Los vecinos afirman no salir de su asombro desde que el pasado mes de septiembre, cuando se plantearon estas quejas, desde el Ayuntamiento les transmitieron que la normativa de ruidos se suspende durante las Ferias, de forma deliberada, y a petición del jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández.

Y es que en un documento firmado por el propio Fernández, el concejal delegado y el secretario municipal, que desde el Consistorio rebotaron a los residentes de la Rúa, se explica que una resolución de alcaldía, "el jefe de la Policía Local propone la solicitud de los valores límites de la normativa sobre ruidos, aplicable a las actividades que se desarrollan con motivo de las próximas Ferias y Fiestas".

El documento sigue y en él se indica que la normativa en materia de ruido "permite que prime el interés general sobre los intereses de los vecinos afectados", por lo que "permite dejar en suspenso los valores límite". 

SALAMANCA24HORAS ha tenido acceso a este documento porque el mismo ha sido entregado a numerosos vecinos de esta importante vía de la ciudad, por lo que es de fácil acceso en estos momentos.

"Se trata, consideramos, de una situación difícil de creer, ya que esa resolución indica que una familia, por ejemplo, que cuenta con una persona en situación de dependencia, no puede quejarse del exceso de ruido durante las Ferias porque prima, según el Ayuntamiento, el interés general por el particular, como si se tratara de una situación bélica", aseguran.

Las mismas fuentes afirman que en otra reunión presencial en el consistorio, la secretaria de una concejala les indicó que, sobre los ruidos: "son diez días, hombre".

RUA page 0001



Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído