Verónica Casado asegura que la cepa británica está “claramente circulando” por Castilla y León y desconoce si ya se ha alcanzado el pico de la tercera ola, aunque le gustaría que así fuera

El aumento de contagios puede poner en riesgo la atención sanitaria a los pacientes no COVID, motivo por el que pidió el autoconfinamiento para evitar expandir el virus

La consejera de Sanidad, Verónica Casado
La consejera de Sanidad, Verónica Casado

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, compareció este martes, 19 de enero, en rueda de prensa para hacer una valoración sobre la tercera ola de la pandemia del COVID-19. Una pandemia que está siendo “similar a la primera” en cuanto a la velocidad de contagios.

Precisamente ese alto número de positivos, que se ha traducido en una multiplicación exponencial de la incidencia acumulada (desde Navidad se ha multiplicado por 10, pasando de 62 a 621 casos por cada 100.000 habitantes), es el motivo por el que el Gobierno regional ha decidido establecer el toque de queda a las 20 horas.

“No ha sido una decisión gratuita, ha sido por los datos que indican que es una situación muy compleja”, ha señalado la consejera, quien ha reiterado que “a mayor número de contagios, habrá mayor número de fallecidos”, cifrando la tasa de letalidad del coronavirus en 3,5%. “Esto supone que, si hay 1.000 contagios, habrá 35 fallecidos”, una cifra inasumible por parte de la Comunidad.

Además, hay otro riesgo, “el del colapso sanitario”. Esto podría afectar a los pacientes de patología no COVID, que por el momento siguen recibiendo atención pero que podrían verse damnificados en algún momento. Como ejemplo, en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca están funcionando 20 de los 25 quirófanos disponibles, un porcentaje similar al de toda la Comunidad.

Sea como fuere, lo que sí es cierto es que “en los últimos días ha crecido el número de contagios”. Los motivos son un mayor contacto en Navidad y la capacidad de expansión que tienen las cepas brasileña, surafricana y británica. Sobre esta última, la consejera afirmó que “claramente está circulando” en la Comunidad, mientras que se está estudiando la incidencia de las otras dos. Sin embargo, poco después aclaraba que la Junta sólo ha podido documentar 10 casos de la cepa británica.

Aunque no sean más mortales, “matan más porque contagian más”, recalcó Casado, quien valoró que estas cepas explicarían, sumado al aumento de los contactos sociales, el increíble aumento que ha experimentado la Comunidad.

Sobre el pico de la pandemia de la tercera ola, “me gustaría decir que ya estamos en él”, aunque Verónica Casado no lo puede asegurar porque “esta ola tiene un comportamiento diferente”. Lo que sí espera es que, dentro de 14 días, este pico se haya convertido en una meseta, y cree que dentro de esas dos semanas sí se habrá alcanzado el pico.

Espera que se habiliten herramientas jurídicas para el confinamiento domiciliario y pide “unidad” para fijar el toque de queda a las 20 horas

Igualmente, la consejera recordó que se han visto obligados a tomar “medidas restrictivas” porque cuanto antes se actúe, se salvan vidas, y admitió que le gustaría poder confinar en sus domicilios a varios municipios que tienen una incidencia acumulada disparada y, por lo tanto, la situación es crítica.

Verónica Casado reflejó que, de todas formas, en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) que tendrá lugar este miércoles se buscará la toma de decisiones conjuntas entre todas las comunidades. “Pedimos unidad de criterio y de acción, no de inacción”, reiterando que ahora es “el momento de la rapidez y de la agilidad”.

Una de esas medidas que se podría tomar de manera consensuada es el adelanto del toque de queda a las 20 horas, como Castilla y León ya hizo. “Hemos sido siempre leales a las decisiones uniformes y pedimos que esto sea así”, afirmó, aprovechando para señalar que en los países más afectados se ha apostado por un “confinamiento estricto”, como Reino Unido o República Checa, y parece que están “disminuyendo esta pendiente que es una pared”.

Si finalmente en el CISNS se decide no adelantar el toque de queda o si el Tribual Supremo opta por tumbar la normativa regional, “aceptaremos esas decisiones” porque “creemos en la justicia” y porque prima el criterio de uniformidad. No obstante, la consejera insistió en que “esta medida sólo tiene un objetivo, y no es la confrontación, sino disminuir los contagios y salvar vidas”.

Salamanca, sin más cribados selectivos por el momento

Ante el aumento de la incidencia, la Junta continuará con las estrategias “que se han demostrado efectivas”. Entre ellas el cribado selectivo en poblaciones con un crecimiento alto y con una trazabilidad baja, tal y como ocurrió en Matilla de los Caños. Pero, por el momento, la provincia de Salamanca no vivirá otro cribado de este tipo.

Lo que sí solicitó la consejera de Sanidad fue que todos los ciudadanos, y especialmente los más vulnerables, se autoconfinen y limiten su actividad social, ya que el ritmo de contagios sigue al alza.

“No debemos bajar la guardia pese a las vacunas”, prosiguió, ya que hasta verano o hasta que pasen unos meses “no encontraremos la inmunidad de grupo”. Asimismo, ante cualquier síntoma compatible, Casado pidió que los ciudadanos llamen a su médico o a un número de atención del COVID-19 y se queden en casa hasta tener el resultado de la prueba.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído