Verónica Casado, sobre las procesiones: “No estamos para salvar la Semana Santa, estamos para salvar vidas”

La titular de Sanidad insiste en que se debe controlar la movilidad y los contactos para evitar una cuarta ola en Semana Santa

28 Comentarios

Una procesión en Salamanca
Una procesión en Salamanca

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, expresó que no le parece “bien” que el Obispado de Zamora haya aprobado celebrar la procesión del Domingo de Ramos siempre que lo permitan las restricciones. “Ahora mismo no estamos para plantearnos nada hasta ver que los indicadores epidemiológicos y sanitarios permitan hacer este tipo de actuaciones”, sentenció.

“No estamos para salvar la Semana Santa, estamos para salvar vidas”, reitero Verónica Casado durante su comparecencia por videoconferencia para informar sobre la situación epidemiológica del COVID-19 en Castilla y León.

“No me parece bien”, dijo sobre la decisión del obispo de Zamora, Fernando Valera, que aprobó la celebración de la procesión del Domingo de Ramos, desde la iglesia de San Ildefonso hasta la catedral del Salvador de la capital, siempre que lo permitan las restricciones sanitarias determinadas para hacer frente al COVID-19.

En ese sentido, la titular de Sanidad insistió en que los estudios, como los publicados por 'Nature', indican que se deben evitar las “pequeñas” y “grandes” aglomeraciones porque están detrás del incremento de contagios. “Hay que tener mucho cuidado con estos temas y ser muy cuidadosos”, dijo al tiempo que pidió hacerlo con la “máxima seguridad”.

Al respecto, la consejera aseguró que es necesario disminuir el contacto social y planteó que si se pide que no haya reuniones de más de cuatro personas no convivientes, celebrar “manifestaciones”, sean “del orden que sean”, puede ayudar a que haya más interacción y aglomeración de personas, sobre todo, en las “entradas o salidas”. De hecho recordó que la primera ola comenzó con un sepelio en La Rioja que generó una “multitud de casos” en Burgos.

Por ello, Verónica Casado apostó por ser “altamente cuidadosos” y, sobre la Semana Santa, recordó que, de forma generalizada, los consejeros de Sanidad piden en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que no haya un incremento de la movilidad, para evitar los contactos y los contagios. Si hubiera una cuarta ola, añadió “habrá muertes” por el COVID, pero también por otras patologías.

 

Coordinación

Por ello, la consejera de Sanidad defendió la necesidad de que haya coordinación de las medidas en todos los territorios, así como que la desescalada sea “similar” en las comunidades. Así lo planteará en la próxima reunión del Consejo Interterritorial, prevista para mañana, junto a la necesidad de establecer indicadores y medidas entre los 250 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada y los 500 o 1.400 que llegaron a registrarse.

Aunque ya fue aceptada su propuesta, pero no se aplicó, Verónica Casado pidió definir intervalos “intermedios” para poder levantar alguna restricción de las que no están vinculadas con el aumento de los contagios y puso como ejemplo los cambios en las visitas a los centros residenciales de mayores. En su opinión, se debería actuar como con la Estrategia Nacional de Vacunación.

También, la consejera reiteró la necesidad de hacer una reforma de Ley de Salud Pública, como planteó en mayo del año pasado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para “no tener múltiples” normas o para evitar que haya diferentes estrategias. Así, planteó una legislación “centralizada” para todo el Estado o “suficientemente explícita” para dar respuesta a la pandemia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído