Verónica Casado tacha de "rara y mala" la actual gestión de la COVID-19 en Castilla y León

Luis Fuentes, David Castaño y la ex consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León se han reunido este jueves con Ciudadanos de Salamanca

Verónica Casado, Luis Fuentes y David Castaño
Verónica Casado, Luis Fuentes y David Castaño

"Terriblemente duros". Así ha descrito la ex consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, sus dos años y medios en el Gobierno autonómico. La médico ha llegado a Salamanca este jueves, 20 de enero, junto a sus compañeros de partido Luis Fuentes y David Castaño para mantener un encuentro con Ciudadanos de Salamanca y varios simpatizantes del partido.

Verónica Casado ha tomado la palabra frente a los medios de comunicación describiendo, en primer lugar, cómo han sido los dos años y medio en su ocupación como consejera de Sanidad. Así, ha utilizado cuatro adjetivos para describir cómo se ha sentido. Según ha confesado, se siente “aliviada porque han sido dos años y medio terriblemente duros y no solo por la pandemia”. También se muestra “agradecida por los cientos de personas que me han agradecido la labor de gestión, triste por cómo se ha producido el tema y preocupada por la situación actual del sistema sanitario y de la sexta ola”.

Durante la intervención ha defendido su acción de Gobierno ya que, tal como ha declarado, “a pesar de la pandemia hemos seguido trabajando en los grandes retos del sistema sanitario, es decir, la ordenación y refuerzo de la atención primaria, su humanización, la digitalización y la transparencia de los sistemas de información”.

Verónica Casado, Luis Fuentes y David Castaño
Verónica Casado, Luis Fuentes y David Castaño

En cuanto al cambio de gestión del COVID-19 en Castilla y León, Verónica Casado ha calificado el puesto en marcha como “mal y raro”. La ex consejera muestra su “rechazo” a los 12 camiones para hacer pruebas. En primer lugar, ha considerado que “las personas encargadas no son personas cualificadas para las técnicas invasivas” y, en segundo lugar, la falta de seguridad al hacerlo en un espacio cerrado ya que “la mayoría de gente estornudamos al hacernos la prueba así que tanto el que realiza la prueba como el siguiente a lo mejor no tenían el covid y corren riesgo de llevárselo”.

Casado ha reclamado, además, que durante su tiempo en el Gobierno “no había dinero para hacer cribados y ahora se ha invertido 6 millones para los camiones”. Igualmente, frente a la “supuesta falta de enfermeros para realizar las pruebas”, la ex consejera ha expuesto que “SATSE asegura que había 12.000 dispuestos a hacer esto”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído