Una vida entre culturas

Jesús Sánchez Díaz de padres extremeños nace en Madrid, pero debido al trabajo como militar que desarrolla su padre, ha vivido en diferentes lugares como Palma de Mallorca, Dubái, Ceuta, Melilla...

 Una vida entre culturas
Una vida entre culturas

Por este motivo, Jesús ha tenido la oportunidad de conocer muchas culturas diferentes y diversas maneras de ver y comprender el mundo, algo que siempre le ha atraído mucho y que ha hecho que a lo largo de su vida haya sentido la necesidad de conocer diferentes territorios y costumbres, visitando diferentes países en Europa, norte de África y Oriente medio. 

Nos confiesa que todas las experiencias vividas a través de sus viajes le cambiaron, volviéndole una persona más abierta y con menos prejuicios, pero también le hicieron darse cuenta de las injusticias que ocurren en el mundo y de las grandísimas diferencias que existen entre países pobres y países ricos, todo esto le empujó a estudiar el Máster de Cooperación Internacional al Desarrollo que cursa actualmente, aunque en un principio quiso estudiar la carrera de cooperación internacional le fue imposible, ya que actualmente vive en España y aquí solo existe como Master, a diferencia de otros países Europeos en los que sí es una carrera (Como es el caso de Francia).

Cuando le preguntamos su opinión sobre la convivencia intercultural y sus posibles dificultades, nos expone el caso de Ceuta y Melilla, donde conviven las culturas cristiana, musulmana, judía e hindú, y son un claro ejemplo de que la convivencia positiva entre culturas es muy posible cuando se abraza la diversidad.

La cercanía a la cultura árabe

Durante su estancia en Melilla estudió en un colegio marroquí – español, lo que hizo que, desde muy temprana edad, despertando interés en él, ya que confiesa que siempre se sintió atraído por esta cultura debido a hospitalidad de la gente, la importancia que se le da a la familia y la ayuda al necesitado.

Cuando crece se despierta su interés espiritual y se centra en conocer el cristianismo, el judaísmo y el islam, ya que son 3 religiones que tienen muchas cosas en común, y tras conocerlas se decanta por el islam. Nos señala que el hecho de que sus padres y sus hermanos sean musulmanes no ha supuesto ningún problema a la hora de relacionarse con su familia, ya que, aunque tengan creencias diferentes nunca ha supuesto un obstáculo para ellos.

La vuelta a Salamanca 

Vuelve a Salamanca por que su padre se traslada aquí definitivamente, nos dice que vivir en Salamanca siempre fue un sueño para él, ya que responde a su ideal de vida tranquila, a la vez que es una ciudad que tiene los recursos de una gran ciudad, le encanta el clima de Salamanca y la gente, ya que considera que los salmantinos son personas abiertas y tolerantes. Actualmente se encuentra aquí cursando el master a la vez que trabaja en Acnur desde hace ya más de un año y medio.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído