Vinculan los productos de origen vegetal con menor riesgo de demencia

Los resultados muestran una asociación protectora entre los metabolitos derivados del cacao, el café, las setas y el vino tinto, el metabolismo microbiano de los alimentos ricos en polifenoles --manzana, cacao, té verde, arándanos, naranjas o granadas-- y el deterioro cognitivo en personas mayores

EP

0 Comentarios

Demencia | Fotografía EP
Demencia | Fotografía EP

Un estudio elaborado por equipos de la Universitat de Barcelona (UB) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fragilidad y Envejecimiento (Ciberfes) ha revelado que una dieta rica en productos de origen vegetal disminuye el riesgo de sufrir deterioro cognitivo y demencia en las personas mayores.

Los resultados muestran una asociación protectora entre los metabolitos derivados del cacao, el café, las setas y el vino tinto, el metabolismo microbiano de los alimentos ricos en polifenoles --manzana, cacao, té verde, arándanos, naranjas o granadas-- y el deterioro cognitivo en personas mayores, han detallado la UB y el Ciberfes en un comunicado.

Publicado en la revista 'Molecular Nutrition and Food Research', el estudio se ha llevado a cabo durante doce años con 842 personas de más de 65 años de las regiones de Burdeos y Dijon (Francia) y se enmarca en la Iniciativa de Programación Conjunta 'Una dieta sana para una vida sana'.

La catedrática y jefa del Grupo de Investigación de Biomarcadores y Metabolómica Nutricional de los Alimentos de la UB y del Ciberfes, Cristina Andrés-Lacueva, ha explicado que la furoilglicina y la metilantina, biomarcadores del consumo de café y cacao, "presentaban un perfil protector, mientras que la sacarina --derivada del consumo de edulcorantes artificiales-- se asocia a un rol perjudicial".

Para la catedrática de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación y miembro del Instituto de Neurociencias (UBNeuro) de la UB, Mercè Pallàs, el estudio de la relación entre el deterioro cognitivo, el metabolismo de la microbiota y el de los alimentos y el metabolismo endógeno es imprescindible para elaborar estrategias preventivas y terapéuticas que ayuden a cuidar la salud cognitiva.

Cambios en la alminetación 

Los cambios en el estilo de vida y en la alimentación resultan "decisivos" como estrategia para prevenir el deterioro cognitivo y su progresión en enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer y otras demencias.

De hecho, Andrés-Lacueva ha asegurado que un mayor consumo de frutas, verduras y alimentos de origen vegetal proporciona polifenoles y otros compuestos bioactivos que "podrían ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo debido a la edad avanzada".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído