La violencia obstétrica en Salamanca se dispara con la pandemia: “Ha habido una gran pérdida de derechos para las mujeres en la atención al embarazo y al parto”

Las malas prácticas llevadas a cabo por los sanitarios durante el parto se han incrementado con el paso de la pandemia en Salamanca y en todo el país donde “se realizaron prácticas en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud”

Una madre junto a su bebé recién nacido | InfoSalus
Una madre junto a su bebé recién nacido | InfoSalus

Dar a luz, es dar vida y eso es lo más bello que le puede suceder a una mujer. Un momento único que no debería convertirse en un tormento debido a las malas prácticas de los sanitarios.

La violencia obstétrica ha estado siempre en la palestra, pero con la pandemia ha ido creciendo, hasta el punto de que en la actualidad son muchas las mujeres que la han padecido y que la están padeciendo, por desgracia.

En nuestra ciudad, Salamanca, también existe este tipo de violencia, todavía invisible para muchos integrantes de la sociedad. De hecho, son muchas las personas que no saben en qué consiste este tipo de violencia relacionada directamente con la vida y la salud sexual, ya que se desarrolla en todos los procesos sexuales y reproductivos de la mujer: menarquia, anticoncepción, aborto, embarazo, parto o menopausia.

Para conocer realmente en qué consiste la violencia obstétrica, el porqué de su polémica actual, las malas prácticas desarrolladas por parte de los sanitarios durante el parto y la importancia de la matrona, contactamos con Parto Respetado Salamanca, más conocido como ‘PaReS’, formado por un grupo de activistas que trabajan diariamente para mejorar las condiciones de atención durante el embarazo, el parto y el posparto de la mujer.

Desde la asociación se definen como “un grupo que da apoyo madre a madre”, pero no solo se centran en la figura de la mujer, también atienden las inquietudes que tengan las parejas de España y del extranjero acerca del embarazo, el parto, la lactancia e incluso la crianza del bebé.

WhatsApp Image 2022 02 16 at 00.01.10 (1)
Foto PaReS

Este grupo tiene origen en Salamanca, pero están relacionadas con otras asociaciones del país como ‘El parto es nuestro’: “Nos empezamos a reunir porque vimos que en Salamanca la atención a estos procesos mencionados anteriormente no era acorde a la última evidencia científica, esto fue hace una década (en el año 2012) y aún queda mucho por hacer. Con la pandemia hemos perdido muchos derechos que pensábamos que estaban ya adquiridos y bien instaurados”, aseguran desde ‘PaReS’.

Antes de desgranar en qué consiste la violencia obstétrica es crucial tener constancia de la importancia que tiene la atención primaria durante el embarazado de una mujer, pero también en la fase del posparto y la lactancia. En este sentido, desde ‘PaReS’ reconocen que “la figura de la matrona está presente a lo largo de toda la vida de la mujer, es el sanitario de referencia en los procesos sexuales y reproductivos.

La información y asesoramiento previos son fundamentales para la toma de decisiones libre e informada en todos los procesos”.

Además, reconocen que es fundamental “fortalecer la atención primaria para mejorar la salud sexual y reproductiva de las mujeres”.

Es la matrona, por tanto, la figura sobre la que recae el peso del bienestar de la madre y su bebé, por eso el vínculo entre ambas es primordial para que el parto sea un éxito, aunque al parecer en España esto forma más parte de la teoría que de la práctica: “La generación de confianza y calidad humana en la atención son imprescindibles. En la estructura actual de atención al parto no es posible un seguimiento continuo y sostenido. Sin embargo, en países como Alemania, la atención en Casas de Partos facilita la unificación de la atención y un seguimiento por parte de una misma profesional en todo el proceso.

Otros países como Inglaterra, Suecia u Holanda emprendieron hace años el camino hacia la racionalización y modernización de la atención. En España aún nos queda un largo recorrido”, sentencian desde ‘PaReS’.

WhatsApp Image 2022 02 16 at 00.01.44 (1)
Foto PaReS

¿En qué consiste la violencia obstétrica y por qué es tan polémica?

En primer lugar, desde esta asociación aseguran que esta violencia no es ahora una novedad, puesto que se trata de una práctica que lleva vigente muchos años. La respuesta al porqué de su actual polémica es porque su reconocimiento ha entrado a formar parte de la agenda del gobierno en una ley de ámbito estatal.

A partir de entonces, tal y como manifiestan este grupo de activistas “la polémica surge cuando ciertas asociaciones médicas se oponen a este reconocimiento que ya han realizado organizaciones internacionales como la ONU o la OMS”.

La violencia obstétrica aparece entonces cuando se produce la apropiación del cuerpo y de los procesos reproductivos de las mujeres por prestadores de salud, momento en el que se suceden los abusos de medicalización y patologización de los procesos naturales.

Todo esto se traduce en un trato deshumanizado que da lugar, según relatan desde ‘PaReS’, a la “pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres”.

Aunque estos tipos de comportamientos nos parezcan lejanos suceden en nuestra ciudad. De hecho, no es la primera vez que esta asociación se pronuncia al respecto. Fue hace dos años cuando Parto Respetado Salamanca denunció públicamente que en el Hospital de la capital salmantina estaban aconteciendo partos donde se estaban vulnerando los derechos de las madres y sus bebés.

“Realizamos reuniones mensuales en las que participan muchas mujeres que han sufrido violencia física y psicológica en el embarazo y el parto. Ofrecemos información y recursos, compartimos experiencias, y defendemos la necesidad de vivir estos procesos con toda la información y consciencia ”, aseguran desde la asociación, reconociendo también que durante la pandemia en Salamanca hubo protocolos que prohibieron el acompañamiento de las mujeres en el momento de dar a luz y donde peor aún, “se realizaron prácticas en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud”.

WhatsApp Image 2022 02 16 at 00.01.10
Foto PaReS

Y al parecer después de dos años, la pandemia no ha borrado esa huella: “La violencia obstétrica es de por sí una violencia muy invisibilizada y en la pandemia ha habido una gran pérdida de derechos para las mujeres en la atención al embarazo y al parto.

Esta se ha visto reforzada con prácticas como la desatención en el embarazo, entrar solas a las consultas, la obligatoriedad de la mascarilla en el parto cuando en otros países no era así, mujeres pariendo solas las primeras semanas de la pandemia, alta tasa de cesáreas, separación de sus bebés…”, alertan desde ‘PaReS’.

Por su parte, la Dirección del Centro Hospitalario de Salamanca insiste en que “únicamente no hubo acompañamiento en el principio, en la primera ola, cuando comenzó la situación de alerta sanitaria y aún se estaba conociendo el virus, cómo se transmitía, cómo se combatía... dentro de las restricciones de acceso para minimizar riesgos y dado el carácter excepcional de situación de alerta sanitaria.

Enseguida, dentro de las medidas de humanización, se aplicó el acompañamiento de los padres como prioritario. Desde entonces hay un protocolo en el que pueden acompañar en todo momento, incluso siendo PCR positiva, tanto en paritorios, como en hospitalización, siguiendo ese protocolo establecido por el centro”.

No obstante, desde la asociación Parto Respetado se mantienen firmes y dejan claro que para que esta situación cambie, lo primero que hay que hacer es “aceptar que existe un maltrato generalizado, sistémico, estructural de las mujeres y de los recién nacidos durante el parto, el nacimiento y el puerperio”.

¿Qué sería necesario para evitar estas malas prácticas durante el parto?

Desde ‘PaReS’ anuncian una serie de medidas que serían convenientes poner en práctica:

-Respeto a la Ley de autonomía del paciente

-Actualización y modificación de los protocolos conforme a la evidencia científica actual

-Formación actualizada para los profesionales sanitarios que atienden estos procesos

WhatsApp Image 2022 02 16 at 00.01.44
Foto PaReS

-Entender que el embarazo y el parto son procesos normales, que en la mayoría de los casos no necesitan intervención, únicamente acompañarlos para estos sigan su curso normal e intervenir en caso de necesidad

-En caso de intervención necesaria, que se realicen las intervenciones pertinentes recibiendo un trato humano, empático y respetuoso

Junto a ellas, otra de las medidas importantes que facilita el parto y que beneficia a la mujer son las "bañeras de parto", un instrumento que todavía no se ha puesto en funcionamiento en el hospital de Salamanca: “La bañera, o mejor dicho, el agua caliente, es un recurso no farmacológico (con amplia evidencia científica de su seguridad y eficacia) para aliviar el dolor en el parto. Un analgésico natural sin riesgos.

Estas amplias bañeras ayudan a la madre a relajarse durante la dilatación, lo cual favorece todo el proceso y hace más llevaderas las contracciones.

Estar en el agua, relajarse y sentirse más ligera favorece el movimiento y ayuda a adoptar las posturas que pide el cuerpo durante todo el proceso del parto. Está comprobado que la inmersión en agua caliente acorta el proceso de esta primera fase del parto: la dilatación.

Bañeras de parto. Foto Infosalus
Bañeras de parto. Foto Infosalus

Pero existe además la posibilidad de parir en el agua. Los beneficios son, entre otros, una mayor intimidad para la madre y su bebé, y la drástica reducción de las tasas de intervenciones”.

Respecto a los tipos de bañera, cabe destacar que existen dos: por un lado, las bañeras fijas, que son las que se usan en entornos hospitalarios y las casas de parto, y por el otro, bañeras móviles, que son las que se emplean en los partos caseros.

Finalmente, otro de los requisitos importantes que evitarían estas malas prácticas tiene que ver con el parto en casa, una situación que es poco habitual en nuestro país: “Según la última evidencia, los partos en casa en mujeres y embarazos de bajo riesgo son igual de seguros que el parto hospitalario para el bebé, y más seguros para la madre. No son ni más ni menos beneficiosos, son una opción más que tienen las mujeres y las familias”, declaran desde Parto Respetado.

Además, desde esta asociación insisten en que “lo más beneficioso para la mujer es elegir con libertad y en función de sus necesidades y circunstancias vitales. Es fundamental que esté informada y decida en todos los procesos, que ejerza su derecho a tener una segunda opinión y que se ofrezacan alternativas”.  Y es justamente aquí donde todavía queda mucho recorrido, tanto a nivel regional como nacional.

WhatsApp Image 2022 02 16 at 00.01.44 (3)
Foto PaReS

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído