Los pacientes intoxicados por las latas de atún del DIA ingresaron en los hospitales de Salamanca y Zamora

Se trata de cuatro miembros de la misma familia que residen en ambas provincias. La única persona que continúa ingresada es una mujer de 70 años que permanece en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca

EP

24 Comentarios

 Hospital clínico (2)
Hospital clínico (2)

La Consejería de Sanidad de Castilla y León ha informado de que tres de las cuatro personas afectadas por el brote de la toxina botulínica encontrada en las latas de atún en aceite de girasol de la marca DIA ya están dadas de alta. La persona que queda hospitalizada se encuentra ingresada en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca en observación. 

La infección se produjo el pasado 9 de agosto en cuatro personas de una misma familia, parte de ellos residentes en Salamanca y otra parte en Zamora, tras ingerir ensaladilla rusa con un ingrediente contaminado por toxina botulínica. En relación a la causa del brote, los análisis realizados por el Centro Nacional de Alimentación confirman que el causante fue el atún.

Dos personas ingresaron en el Complejo Hospitalario Universitario de Salamanca, una mujer de más de 70 años, que ingresó el día 7 de agosto, y un hombre cercano a los 40 años, que ingresó el pasado día 9. Las otras dos personas, una mujer y un hombre, ambos cercanos a los 50 años, ingresaron el pasado día ocho en el Hospital Virgen de las Concha de Zamora.

Los síntomas que presentaban eran fundamentalmente visión borrosa y visión doble. La evolución de los casos ha sido favorable, no precisando ninguno de ellos ingreso en Unidad de Cuidados Intensivos. A día de hoy únicamente continúa ingresada en Salamanca un miembro de la familia con una edad superior a los 70 años.

En cuanto hubo conocimiento de la infección, el pasado 9 de agosto, las Autoridades Sanitarias de la Comunidad Autónoma de Castilla y León alertaron a la AECOSAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria) a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), alertando de un brote de intoxicación alimentaria, provocado por toxina botulínica asociado al consumo de atún en conserva presente en una ensaladilla rusa casera.

Cuando se tuvo constancia de este suceso por parte del Servicio de Seguridad Alimentaria de Castilla y León, se informó, a través de su red de alertas alimentarias, a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria. Y, rápidamente, el resto de producto similar fue inmovilizado hasta que no se pueda constatar que la contaminación se extendía a otros lotes. Por otro lado, se ha notificado a la empresa comercializadora de la existencia de producto contaminado así como a la empresa productora, radicada en Galicia, y analizada la cadena de producción y otros lotes no se ha descubierto más producto contaminado por toxina botulínica y que la maquinaria de producción no poseía focos de toxina botulínica.

A día de hoy, tres de los cuatro afectados ya han dado negativo en las pruebas correspondientes a botulismo. Quedan pendiente los resultados de la mujer que continúa ingresada. La administración gallega ha comunicado que en el último análisis realizado esta misma mañana, ha verificado el correcto funcionamiento de producción del alimento. Se mantiene contacto con las autoridades gallegas para facilitar la trazabilidad de todo el producto que sea preciso analizar.

Desde AEOSAN se insiste en recomendación a las personas que tengan en su domicilio dicho producto se abstengan de consumirlo y lo devuelvan al punto de venta. También la Agencia ha confirmado que la empresa DÍA se ha comprometido a recuperar el producto implicado que pueda estar en posesión de sus clientes.

El producto afectado es, concretamente, una conserva de atún en aceite de girasol de 900 gramos, de la marca DIA, con lote 19/154 023 02587 elaborado en Frinsa del Noroeste S.A. con fecha de consumo preferente 31/12/2022. La toxina botulínica es uno de los venenos más potentes que existen y puede causar la muerte.

En el caso de que alguien tuviera dicho producto, DIA ha solicitado a todos sus clientes que acudan a su establecimiento a devolverlo. Además, ha puesto a disposición de los clientes un teléfono para cualquier duda que puedan tener a través del Servicio de Atención al Cliente en el número 91217 04.53  que estará disponible 24 horas al día.

Asimismo, DIA lamenta profundamente los inconvenientes que haya podido causar a sus clientes y ha avanzado que seguirá manteniendo los más altos estándares de exigencia en la calidad y seguridad alimentaria en todos sus procesos.

Inspecciones por parte de la Xunta de Galicia

La Dirección Xeral de Saúde Pública de la Consellería de Sanidade realizó, después de recibir la alerta, una inspección en Frinsa del Noroeste, la empresa proveedora de las latas de atún por las que se ha decretado un brote de intoxicación alimentaria por toxina botulínica, y no detectó "ninguna anomalía" en el tratamiento para las conservas, tras verificar los controles de producción y los procesos de esterilización.

De ello informa en un comunicado de prensa la consellería, que indica que después de la notificación por parte de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, comenzó "con carácter inmediato" a recabar información "complementaria", al igual que el resto de comunidades requeridas.

Asegura que identificó "que todo el producto implicado fue suministrado" a DIA, empresa distribuidora, "no existiendo más existencias fuera de ese distribuidor".

Y añade que "paralelamente" mantuvo "contacto permanente" con la comunidad autónoma de Castilla y León para "evaluar la trazabilidad de los restantes productos empleados en el menú que supuestamente causó esta intoxicación puntual".

Saúde Pública realizó en la mañana de este viernes una nueva inspección "complementaria", al recibir la comunicación de la agencia de la confirmación de la presencia de toxina botulínica en la muestra del producto abierto y empleado en el plato elaborado por los pacientes. Los casos se detectaron en Castilla y León y los pacientes fueron ingresados en el Complejo Asistencial de Salamanca y de Zamora.

"Esta visita a la industria de hoy por la mañana tuvo por objeto verificar el mantenimiento preventivo al que se somete el autoclave en el que se elaboró el lote identificado previamente", explica Sanidade.

El departamento autonómico también ha solicitado a la empresa un nuevo estudio de distribución de temperatura y test de penetración del calor del autoclave implicado, con el objeto de verificar "el correcto funcionamiento del mismo".

La agencia trasladó el día 12, según la Xunta, a las comunidades autónomas de Asturias, Castilla y León, Madrid y Galicia "una alerta ante la sospecha de cuatro casos de botulismo por una posible intoxicación alimentaria, después de una comida familiar en la que el menú incluía ensaladilla". La inspección en Frinsa se realizó el día 13. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído