'Batch cooking' para Navidad: platos que ya puedes cocinar y congelar

Aunque muchos platos y aperitivos no son congelables, otros buenísimos aguantan perfectamente y no pierden ni textura ni sabor al volverlos a calentar

0 Comentarios

 Papa
Papa

La tradición manda que la mañana de Nochebuena entremos en pánico al ver todo lo que tenemos que preparar para esa misma noche y pensar en la cantidad de invitados que van a venir a probar nuestras recetas navideñas. Todo un reto que afrontar que suele presionarnos más de la cuenta y no dejarnos disfrutar del todo de unos días tan especiales.

Siempre podemos optar por preparar platos con antelación y congelarlos, para que el día anterior a la fiesta solo tengamos que sacarlos del congelador, pasarlos al frigorífico y dejar que poco a poco se vayan descongelando sin prisas para poder calentarlos poco antes de servir.

Aunque muchos platos y aperitivos no son congelables, otros buenísimos aguantan perfectamente y no pierden ni textura ni sabor al volverlos a calentar. Si queremos dejar parte del trabajo hecho y complicarnos un poquito menos la vida, ahí van unas cuantas recetas que podemos congelar sin ningún problema, según se publica en el diario digital 20minutos

Carrilleras: Las carrilleras son una gozada, fáciles de hacer y, además, queda un plato muy resultón. Si las carrilleras son de buena calidad, el plato va a congelar perfectamente. Os dejamos la receta de cómo prepararlas y, de paso, cómo podéis hacer unos tacos riquísimos con las sobras pasados unos días.

Picadillo de verduras: No es una receta en sí, pero este picadillo de verdura nos puede servir de base para preparar muchos platos o incluso de relleno para otros. Es el típico sofrito que conviene congelar en cantidad y en diferentes tuppers para tenerlo siempre a mano cuando haga falta.

Pastel de carne y verduras: El pastel de carne es humilde y entrañable a la vez, huele a hogar y nos encanta, por eso nos parece una buena opción para preparar un gran plato sin gastar mucho dinero. Es fácilmente congelable, aunque aconsejamos no añadir el queso para gratinar y hacerlo en el último momento, poco antes de servir.

Caracoles: En algunas zonas del norte es tradición preparar caracoles por Navidad. Esta receta casera con una salsa estilo bizkaina es espectacular. La buena noticia es que este plato se congela muy bien y solo tenemos que dejarlo descongelar poco a poco y calentarlo antes de servir para poder disfrutarlo.

Codornices rellenas con puré de calabaza: Otro platazo que luce muchísimo y podemos dejar preparado con antelación para no agobiarnos el último día: codornices rellenas con puré de calabaza. Es mucho más sencillo de lo que parece y se puede congelar perfectamente. Otra opción que nos puede solucionar un plato del menú en poco tiempo.

Albóndigas 'strogonoff': Strogonoff si esta salsa nos suena a Ruso es porque es originaria de allí, y hemos de reconocer que sabe mucho mejor de lo que suena. La receta tradicional suele ser con ternera, pero hace un tiempo probamos a hacerla con albóndigas y nos gustó muchísimo el resultado. Las albóndigas se congelan sin problema y la salsa también, así que podemos congelarlo por separado y bañar las albóndigas con la salsa al servir. Es mejor si congelamos las albóndigas crudas y las pasamos por la sartén una vez descongeladas.

Pimientos rellenos de queso y champiñones: Los pimientos rellenos también suelen aparecer en las mesas navideñas. Nosotros hemos hecho una versión de pimientos rellenos con queso y champiñones que podemos dejar congelados. Pero si queremos hacer la receta tradicional de piquillos rellenos de bacalao, os dejamos la receta de la salsa clásica con la que acompañarlos, también congelable, claro.

Mini carrot cake: ¿Congelar el postre? Con algunos es posible y eso que nos ahorramos, aunque estás mini carrot cake aguantan bien unos días después de hechas. Podemos prepararlas con tiempo y congelarlas. Eso sí, el frosting siempre estará más bueno si lo hacemos en el último momento. Es tan fácil que no nos quitará nada de tiempo. 

Trufas de chocolate y leche condensada: Las trufas son muy fáciles de hacer y quedan perfectas si las congelamos. No hace falta descongelarlas con mucha antelación así que podemos ir sacando si vemos que están volando del plato. Si las servimos en minicápsulas, tendremos que encapsularlas antes de servir y no congelarlas con ellas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído