Descubren por qué se pierde olfato con el COVID-19

El motivo se desvela en un estudio publicado en la revista científica británica Cell

0 Comentarios

Mujer con COVID - Foto de Infosalus
Mujer con COVID - Foto de Infosalus

Son muchos los síntomas que aparecen en el organismo de una persona que no es asintomática cuando sufre COVID-19. Da igual la variante que sea. Sin embargo, una de las más molestas puede llegar a ser la pérdida de olfato. ¿Qué es lo que hace que no olamos ningún olor cuando padecemos el virus? Un estudio publicado en la revista científica británica Cell desvela el mecanismo que podría explicar por qué los pacientes con COVID-19 pierden el sentido del olfato. Este estudio ha descubierto que la infección reduce la acción de los receptores olfativos, que son las proteínas que se sitúan en la superficie de las células nerviosas de la nariz y que, precisamente, detectan las moléculas asociadas a los olores que podemos percibir en nuestro día a día.

Esta investigación, llevada a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York y de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, desvela los efectos que el COVID-19 tiene en nuestras células cerebrales y otros neurológicos que persisten como pueden llegar a ser la “niebla cerebral”, los dolores de cabeza o la depresión.

Los experimentos llevados a cabo demostraron que la presencia del virus cerca de las células nerviosas en el tejido olfativo provocaba una oleada de células inmunitarias, microglía y células T, que detectan y contrarrestan la infección. Estas células liberan unas proteínas denominadas citoquinas, que modifican la actividad genética de las células nerviosas olfativas, aunque el virus no pueda infectarlas. Mientras esas células inmunitarias se disipan rápidamente en otros escenarios, en el cerebro -según esta teoría-, la señalización inmunitaria persiste de forma que reduce la actividad de los genes necesarios para la construcción de los receptores olfativos.

Según los investigadores, en la mayoría de los casos, la pérdida de olfato resulta ser un síntoma único cuando te contagias por COVID-19, ya que no se tiene congestión nasal u otros factores que sí se experimentan en los resfriados comunes. Esta pérdida de olfato suele durar unas semanas, pero, en el 12% de las personas que lo han sufrido, la disfunción olfativa persiste en forma de reducción continua de la capacidad de oler (hiposmia) o de cambios en la forma en que la persona percibe el mismo olor (parosmia).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído