La desgraciada historia de Julen que ha mantenido en vilo a España durante trece días

El niño de dos años cayó el pasado domingo sobre las 14 horas a un pozo en Totalán. Desde entonces hasta su rescate, las miradas del mundo han ido centradas a esa tierra que ha presentado tantas dificultades para llegar al lugar exacto. La esperanza voló a la 1:25 horas de la madrugada del sábado, 26 de enero

 El operativo de rescate en el paraje Dolmén Monte Coronado en Totalán.
El operativo de rescate en el paraje Dolmén Monte Coronado en Totalán.

Han sido trece días de agónica espera. Totalán se convirtió en el centro de las miradas mundiales y allí conectaban las numerosas televisiones que han ido llegando hasta la localidad malagueña desde que aquel domingo, 13 de enero, Julen cayera por un agujero. Eran las 14 horas y comenzó un drama que se repetía para dos padres que ya habían perdido un hijo. 

De manera rauda comienza el operativo de rescate, que luego se fue complicando. Una cámara destaca a la hora de ocurrir el accidente que el pozo donde ha caído Julen es, efectivamente, muy hondo. De hecho, a los 71 metros, la cámara se topa con un tapón de arena que le imposibilita seguir. Debajo de ese tapón estaba Julen. 

Poco a poco van llegando efectivos mientras el mundo se interesa por Julen. La labor es compleja y se barajan varias opciones. Se decide trazar un túnel horizontal para llegar al lugar donde se presupone que está el niño de solo dos años. La esperanza de que se encontrara con vida es máxima. Apenas habían pasado dos días desde el accidente. 

Un día después se constata de que Julen está dentro a través de los restos de ADN encontrados mientras continúan las labores de rescate. Las muestras de afecto se multiplican entre los vecinos y la sociedad ante el hilo de esperanza abierto. 

Este, sin embargo, se da de bruces con la realidad. Hay problemas con el túnel horizontal que se quería hacer debido a la inestabilidad del terreno. Se trabaja entonces de lleno en el túnel vertical, del que se anuncia que se realizarán dos. 

Pero estos túneles también se encuentran con dificultades como la aparición de rocas que ralentizan el trabajo. Es ya martes, 22 de enero, más de una semana después de la caída de Julen al pozo cuando surgen nuevos imprevistos con irregularidades en la pared del túnel creado que obligan a retrasar otra vez los trabajos. 

Desde entonces, más problemas y más soluciones, así como mucho trabajo y expectación por parte de todos. Los efectivos en Totalán se emplean sin descanso mientras los mineros esperan su turno para el rescate. Estos comienzan sus operación el jueves, con el túnel horizontal para llegar hasta Julen. 

Para ello necesitan realizar varias microvoladuras ante las dificultades encontradas, hasta cuatro, mientras se da información sobre dónde se encuentran los mineros. Es un viernes muy largo en el que, si nada se complica, se llegará hasta el lugar en el que se cree que está Julen. De madrugada, a la 1:25 horas, la desgracia se hace realidad y los servicios de emergencia localizan el cuerpo sin vida de Julen. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído