España escala 3 posiciones en el ranking de los países más felices del mundo

Los picos de felicidad se viven a los 23 y a los 69 años

0 Comentarios

Personas felices. Foto Infosalus
Personas felices. Foto Infosalus

Recientemente, España ha escalado tres posiciones, del 27 al 24, en el ranking de los países más felices del mundo publicado por la ONU. En primer lugar, se ha asentado por cuarto año consecutivo, Finlandia, que junto con Islandia y Dinamarca han formado el nuevo pódium post-pandémico sobre la felicidad. Jordania, Tanzania y Zimbabue, en cambio, fueron, de los 95 países que participaron en el informe, los que cerraron la lista.

Algunos de los motivos que relacionan los expertos con este triunfo, es que los países vencedores cuentan con una amplia naturaleza y la posibilidad de realizar actividades al aire libre. En el caso de Finlandia, más del 90% de su territorio son bosques o reservas de agua. A nivel nacional, 7 de cada 10 personas son felices en España, según las últimas encuestas del INE, y las comunidades donde más porcentaje de la población admite serlo son Ceuta (92%) y Aragón (84,8%).

El pasado 20 de marzo se celebró el Día Internacional de la Felicidad, proclamado por la ONU, una fecha simbólica para conmemorar la importancia que tiene la felicidad como parte integral en el desarrollo y bienestar de todos los seres humanos. Un estudio de la London School of Economics estableció que la felicidad a lo largo de la vida tiene forma de una U, donde los dos puntos álgidos hacen referencia a los 23 y 69 años. Por el contrario, la curva baja que dibuja la letra representa el periodo entre los 40 y 50 años, impulsado por la insatisfacción de las aspiraciones que se sienten al hacer balance del recorrido vivido hasta el momento. Según esta teoría, cuanta más edad, menos expectativas y mayor adquisición tenemos.

“Hay muchas cosas que no dependen de nosotros. Hemos de despreocuparnos de aquello que no podemos modificar para ser felices” aconsejan fuentes de Deusto Salud, escuela especializada en bienestar y salud. Sin embargo, algunas investigaciones científicas sí atribuyen el mérito de la felicidad a la capacidad individual de hacer funcionar cuatro hormonas principales que dominan la felicidad a través del cerebro: las endorfinas, que mitigan el dolor; la serotonina, el mayor antidepresivo natural; la oxitocina, que promueve la vinculación con otras personas y el desarrollo de la confianza; y la dopamina, que promueve el placer y la relajación. 

¿Cómo ser felices sin obsesionarnos con ello?

La felicidad es una condición subjetiva y relativa. Como tal, no existen requisitos objetivos para ser felices: dos personas no tienen porqué ser felices por las mismas razones o en las mismas condiciones y circunstancias. Para muchas personas, alcanzar la felicidad pasa por el consumo de nuevos estímulos, ya sean compras, viajes, nuevas relaciones, etc. No obstante, está demostrado que esta búsqueda a la larga resulta agotadora y puede acabar comprometiendo tanto nuestra salud como nuestro bienestar.

Alcanzar el estado de bienestar para que la felicidad sea algo constante en nuestras vidas no es tarea sencilla. La investigación actual, por ejemplo, apuesta por fomentar otro modelo de búsqueda de la felicidad basado en saber disfrutar de lo que se tiene. En mantener el deseo de vivir a pesar de las adversidades, sostiene Victoria Camps. Otras vertientes apuestan también por el antiguo lema romano men sana in corpore sano, que lleva a muchos a querer iniciarse en la práctica de actividades que usen el cuerpo para conectar, de algún modo, con el bienestar interior.

En esta misma línea, Deusto Salud ha puesto a disposición La Semana de Bienestar, varios días en los que se realizarán sesiones en directo por Instagram y otras por Zoom, con inscripción previa, que reunirá a diversos profesionales del sector para compartir sus experiencias sobre las diversas actividades que trabajan el bienestar del ser humano.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído