Los 'halcones' españoles que ahuyentan aviones rusos sobre el Mar Negro

Aunque las Fuerzas Armadas participan en misiones como esta de policía aérea desde hace años, este año el despliegue cobra especial relevancia porque se produce en Bulgaria por primera vez y, además, coincide con la creciente tensión con Rusia por una posible invasión de Ucrania

EP

2 Comentarios

Militares españoles del Ejército del Aire en la base 'Graf Ignatievo' de Bulgaria - MINISTERIO DE DEFENSA
Militares españoles del Ejército del Aire en la base 'Graf Ignatievo' de Bulgaria - MINISTERIO DE DEFENSA

El mar Negro cuenta desde hace una semana con unos nuevos vigilantes, cuatro Eurofighter EF-2000 del Ejército del Aire que tienen como misión interceptar cualquier aeronave que recorra su espacio aéreo sin cumplir las normas de vuelo internacionales. Cuando suena la alarma 'Alpha Scramble', los cazas españoles tienen menos de 15 minutos para estar en vuelo y empezar una misión de vigilancia, interceptación e identificación de las aeronaves que han hecho saltar las alertas.

Aunque las Fuerzas Armadas participan en misiones como esta de policía aérea desde hace años --la primera fue en 2006 en Lituania y desde el año 2015 lo hacen de forma ininterrumpida--, este año el despliegue cobra especial relevancia porque se produce en Bulgaria por primera vez y, además, coincide con la creciente tensión con Rusia por una posible invasión de Ucrania.

Los Eurofighter del Ala 14 del Ejército del Aire, con base en Albacete, llegaron el pasado día 15 a la base búlgara de 'Graf Ignatievo', a unos 150 kilómetros de la capital del país, Sofía, y 250 kilómetros de la costa. La misión se prolongará hasta el 31 de marzo, cuando se dirigirán a Lituania para iniciar allí una nueva operación de vigilancia de su espacio aéreo.

En total participan en el destacamento 'Strela' (dardo en búlgaro) 130 militares del Ejército del Aire y cuatro aviones de combate, aunque dos son los que están operativos para despegar en cualquier momento y los otros dos hacen de reserva. Para el 'patrullaje' del espacio aéreo trabajan en coordinación con dos MIG-29 de la Fuerza Área búlgara.

Las misiones de policía aérea se realizan desde el año 2004, cuando Estonia, Letonia y Lituania, sin una Fuerza Aérea con capacidad propia suficiente de vigilancia y defensa, se unieron a la OTAN. Esta labor se reforzó en el año 2014 tras la invasión de la península de Crimea, cuando la Alianza decidió reforzar también la zona sur (Rumanía y Bulgaria).

La misión de los aviones 'aliados' en estas operaciones es disuasoria a través de la interceptación e identificación de cualquier aeronave que sobrevuele su espacio aéreo sin identificar o sin haber presentado un plan de vuelo. Es lo que ha sucedido precisamente este lunes durante la visita de la ministra de Defensa, Margarita Robles, a la base de 'Graf Ignetievo'.

La alarma 'Alpha Scramble' ha sonado poco después de la llegada de la ministra a la base, donde ha sido recibida por su homólogo búlgaro, Stefan Yanev, y dos Eurofighter españoles han despegado en pocos minutos en búsqueda de aviones rusos detectados volando en espacio internacional sin un plan de vuelo. Ha sido la segunda misión real de los cazas españoles desde su llegada a Bulgaria.

Todos los vuelos del sur de Europa son vigilados desde el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC) con base en Torrejón de Ardoz (Madrid). Cuando los radares captan una aeronave de interés de entre los 30.000 movimientos aéreos diarios dentro del espacio aéreo europeo, el comandante del CAOC es el responsable de decidir si lanza o no aviones en alerta de reacción rápida para interceptar e identificar visualmente la aeronave.

Pese a que los pilotos del Ejército del Aire están acostumbrados a esta actividad, esta misión se desarrolla en un clima de especial tensión con Rusia y los anuncios de una inminente invasión de Ucrania. De hecho, el mar Negro es un hervidero de actividad constante de barcos y aviones rusos.

"La situación geopolítica es distinta y somos conscientes, pero no afecta a la forma de trabajar y operar de los pilotos", ha asegurado el jefe del contingente español, el teniente coronel Jesús Manuel Salazar, que además confía en la tranquilidad de la misión. "Normalmente los pilotos de ambos lados son muy profesionales y saben dónde están los límites. Ellos hacen su misión, nosotros la nuestra, hay entendimiento y no suele ser algo que implique riesgo", ha reconocido.

En su visita, la ministra ha elogiado la capacidad de los militares españoles y ha subrayado el compromiso de España con la OTAN, apostando por el diálogo y la diplomacia como vías para evitar un conflicto armado. Eso sí, ha hecho hincapié en que todos los países son "libres y soberanos" para defender su futuro e integridad territorial.

'ALFA SCRAMBLE' DE PEDRO SÁNCHEZ

La alerta vivida por Robles este lunes ha recordado a lo vivido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado verano en su visita a la base de Siauliai, en Lituania, cuando una alerta 'Alpha Scramble' le obligó a interrumpir una rueda de prensa junto a su homólogo lituano para permitir la salida de uno de los cazas españoles allí desplegados en una misión real de vigilancia de una aeronave rusa sin identificar.

De hecho, en aquella ocasión estaba prevista la realización de un simulacro al término de la comparecencia de ambos mandatarios, pero antes de que llegara hablar Sánchez sonó una alarma de alerta real activando el dispositivo que obliga a la salida de un avión de combate en menos de 15 minutos. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído