Investigan el hallazgo de huesos humanos que una pareja afirma haber encontrado por la zona de la fosa de Alcàsser

La Guardia Civil está investigando el hallazgo de unos huesos humanos, de pequeño tamaño, que una pareja asegura haber encontrado el pasado 24 de junio por la zona de la fosa donde fueron descubiertos los cuerpos de las tres niñas de Alcàsser, Míriam, Toñi y Desirée, secuestradas, violadas y asesinadas en noviembre de 1992

EP

2 Comentarios

 Vehículo de la Guardia Civil en imagen de archivo
Vehículo de la Guardia Civil en imagen de archivo

La pareja, residente en la comarca de la Safor, decidió acercarse hasta la zona donde fueron hallados los cuerpos de las tres adolescentes, a raíz el documental de Netflix, que repasa la historia y el tratamiento en los medios de comunicación del caso, según han confirmado fuentes del instituto armado.

Una vez en la zona, en el paraje conocido como La Romana, en la localidad valenciana de Tous, encontraron unos huesos que entregaron a la Guardia Civil de Oliva. Los restos fueron llevados a la Policía Judicial de la Comandancia y al Laboratorio del Instituto de Medicina Legal de Valencia.

En principio, se pensó que podían pertenecer a algún animal. Sin embargo, finalmente se ha determinado que se trata de restos humanos, por lo que se han remitido al laboratorio de Madrid para determinar su antigüedad y tratar de comprobar a través del ADN a quién pertenecen y si pudieran ser de alguna de las niñas.

Según la información adelantada por Las Provincias, la Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Valencia ha determinado el origen de los cuatro trozos de falanges, aunque no se ha podido realizar ni cálculo de la edad ni el sexo.

El joven que encontró los huesos y los entregó en el cuartel ha relatado a Europa Press que con su pareja decidieron hacer el recorrido que se refleja en el documental, pasando por lugares como el cementerio o el paraje de La Romana, donde se sentaron a descansar una vez hallada la fosa.

Cuando se encontraba a una distancia de entre metro y medio o dos, vio lo que entendió que era una colilla de cigarro, y al cogerlo comprobó que se trataba de un hueso. Entonces, decidió apartar la tierra y aparecieron tres fragmentos más.

Este joven, aficionado a los documentales de criminología, relacionó este hallazgo con lo que sabía que había ocurrido hace unos años con el forense Francisco Etxebarria --cuya intervención fue determinante en el caso de los niños de Córdoba--, que encontró un premolar en la misma zona pero del que no se pudo extraer información genética.

El joven recogió los huesos, los envolvió en papel de aluminio y lo entregó en la Guardia Civil de Oliva, donde relató lo ocurrido. En todo caso, ha recalcado que fueron a la fosa a pie, por curiosidad, pero no por rebuscar nada.

Los cuerpos de Miriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández, las niñas de Alcàsser de 14 y 15 años que desaparecieron en noviembre de 1992 fueron encontrados tres meses después, el 27 de enero de 1993 enterrados en el paraje de La Romana. Por el triple secuestro, violación y asesinato fue condenado a 170 años de cárcel Miguel Ricart, que salió de prisión en 2013. El otro considerado autor de este suceso, Antonio Anglés, huyó y figura en paradero desconocido desde entonces.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído