Las mejores formas de rehidratarte rápidamente

La pérdida de líquido es el primer paso hacia una serie de síntomas más que desagradables que, si no se contrarrestan, pueden poner en serio peligro nuestra salud

0 Comentarios

 Portada
Portada

Todas las células de nuestro organismo requieren agua para funcionar con normalidad. No es de extrañar que, por tanto, desde hace muchas generaciones se conozca como el 'líquido de la vida'. El agua es esencial para regular nuestra temperatura corporal, lubricar nuestras articulaciones, transportar nutrientes, eliminar los desechos y ayudar a que circule la sangre por nuestro organismo. El simple hecho de estar deshidratado hace que nuestro organismo tenga dificultades para llevar a cabo estos procesos, lo que, en última instancia, puede provocar determinados síntomas, como los listados en un estudio de E. Jéquier y F. Constant, de la Universidad de Lausanne, según informa el diario El Confidencial

Aumento de la sed, sequedad bucal, menor frecuencia del orinado, piel seca, cansancio, mareos y dolor de cabeza.

Como se explica en este artículo, el color de nuestra orina es uno de los mejores indicadores de nuestro nivel de hidratación. Cuanto más clara, más hidratado, así de simple. De hecho, multitud de estudios, como el elaborado por investigadores de la University of East Anglia, en el Reino Unido, han ayudado a que este factor se tome como referencia médica para los profesionales de la salud.

1. Beber agua: Sí, lo sabemos, es la mayor obviedad jamás dicha. Ojalá pudiéramos haber dicho beber vino, eso sí que habría sido una sorpresa (debemos tener en cuenta que el vino, en realidad, deshidrata como el resto de bebidas alcohólicas). En la práctica, el consumo de agua no tiene ningún misterio. ¿Tienes sed? Bebes ¿Has hecho ejercicio y has sudado como un pollo? Bebes. ¿Hace muchísimo tiempo que no bebes? Ya sabes qué hacer. La única aclaración que hay que hacer es que determinadas personas tienden a perder una cantidad de sodio mayor de lo normal cuando sudan. El consumo de agua solo acelera este proceso y, en el peor de los casos, este puede desembocar en calambres musculares. Aquellas personas que tienen una predisposición a que tal cosa ocurra deberán suplementar su alimentación con un extra de sodio. La forma más sencilla de llevar esto a cabo es gracias a las bebidas isotónicas.

2. Café y té: Entramos en terreno contradictorio. Todo se debe a la cafeína. Si no fuera por esta molécula, estas bebidas serían exactamente igual de hidratantes que el agua pura y dura. El problema está en que, como se explica en dos estudios, la cafeína es un diurético natural.

Cierto es que, al menos en este sentido, la cantidad es lo más importante. En un trabajo científico elaborado por investigadores de la Loughborough University, en el Reino Unido, se determinó que esta sustancia solo presentaba su potencial diurético en dosis superiores a los 250-300 mg, el equivalente a tres tazas de café o siete tazas de té.

3. Leche: Probablemente una de las mejores opciones a las que podremos recurrir. Aparte de ser en su inmensa mayor parte agua pura y dura, es además una fuente excelente de nutrientes. Es también completamente segura para nosotros, aunque hay que tener en cuenta que existen excepciones a esta regla, como aquellos que sufren alergia a este producto o intolerancia a la lactosa. Lo mejor de la leche en su sentido hidratante es que es el producto perfecto para los deportistas. Esto se debe a que es igual de hidratante que el agua, pero, además, contiene una gran cantidad de proteínas, por lo que es beneficiosa para los procesos de recuperación y desarrollo muscular.

4. Frutas y vegetales: Hemos escuchado mil veces que el cuerpo humano es 60% agua. Unas zonas, claro está, lo son mucho más que otras. Por ejemplo, los pulmones son un 83% agua, pero los huesos 'solo' un 31%. Si nosotros contenemos tantísimo líquido elemento, ¿cuánto tendrá una pera chorreante? La respuesta es: muchísima. De hecho, algunas como la sandía están compuestas en un 99% por agua, lo que las convierte en una fuente deliciosa, diferente y efectiva de hidratación.

Estas son las frutas y verduras más hidratantes: -Sandía -Melón -Pera -Frutos del bosque -Naranja -Uva -Zanahoria -Lechuga -Col -Espinacas Por supuesto, con este tipo de alimentos ocurre algo verdaderamente similar a lo que pasa con la leche: son extraordinariamente nutritivas. La gran verdad que podemos obtener es que, cuando nos dicen que hay que beber entre dos y medio y tres litros de agua al día, también se refieren a la cantidad de líquido que ingerimos de otras formas y que, directamente, no contamos. No se trata de engullir botellas como auténticos lunáticos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído