¿Por qué no deberías lavar el pollo antes de cocinarlo?

Las bacterias que posee la carne mueren fácilmente a la temperatura del cocinado

 

 Pollo
Pollo

La carne de pollo es una de las más consumidas en España. Es fácil de preparar, sirve para muchos platos y gusta tanto a pequeños como adultos. Sin embargo, es necesario manejarlo y cocinarlo adecuadamente para evitar intoxicaciones alimentarias, según informa el diario digital 20minutos

Uno de los errores más comunes es lavar el pollo antes de cocinarlo. El pollo, al igual que otros productos frescos, presentan en su gran mayoría bacterias. Sin embargo, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), advierten del peligro de lavar con agua el pollo antes de cocinarlo. Lejos de eliminar las bacterias, el lavado puede propiciar la propagación de las bacterias en la cocina, los utensilios o el fregadero.

Además, la organización asegura que estas bacterias tan presentes en el pollo mueren con facilidad a temperatura de cocinado, por lo que solamente con cocinar bien la carne, sería suficiente.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) también hacen la misma recomendación: "No lave el pollo crudo. Durante el lavado, los jugos de pollo pueden extenderse en la cocina y contaminar otros alimentos, utensilios y encimeras".

Recomendaciones para el manejo del pollo

Aparte de no lavar el pollo antes de cocinarlo, la OCU y la CDC dan otros consejos para comerlo de forma higiénica y segura:

Mantener limpios los utensilios utilizados para manipular el pollo.

Cocinar la carne en profundidad. Nunca se debe dejar semi cruda.

Lavarse las manos antes de manipular el pollo.

Aislar el pollo en un recipiente para evitar que el jugo caiga sobre otros alimentos.

No colocar alimentos en el mismo recipiente o tabla en la que antes se haya puesto el pollo crudo.

Congelar o meter en el frigorífico el pollo que no se vaya a consumir. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído