Ocho de cada diez pacientes de Covid-19 persistente son mujeres jóvenes


Se trata de personas que meses después de haber pasado la covid, siguen teniendo síntomas serios y múltiples de la enfermedad, como cefaleas, falta de aire, perdida de memoria, confusión, cansancio extremo, entre otros que les impiden trabajar y llevar una vida digna

0 Comentarios

 Uci covid
Uci covid

Todas las personas afectadas por este covid persistente relatan historias parecidas. Las molestias casi siempre vienen como brotes, la sensación es de estar en una montaña rusa, y los síntomas siguen un patrón de dientes de sierra., según informa el diario digital Público

Desde hace ya unos meses, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) colabora con estas personas y se ha convertido en una de las instituciones de referencia para conocer la incidencia de esta covid persistente en nuestro país. También para compartir información con organizaciones internacionales investigando sobre este tema.

"No se trata de secuelas, que son las que podemos ver en pacientes que han estado ingresados graves en la UCI y que han tenido una neumonía compleja y cuyas cicatrices les han generado una alteración funcional de la que pueden o no recuperarse", explica la doctora Pilar Rodríguez, vicepresidenta y responsable de investigación de la SEMG. "Sino de pacientes que han tenido la enfermedad de formal no tan seria y que cuando se negativizan las pruebas PCR, siguen con los síntomas, e incluso se incorporan más durante meses y meses".

Según esta experta, una de las hipótesis es que el virus produce una cascada inflamatoria crónica y una alteración inmunológica que hace que los síntomas persistan e incluso se incrementen y aparezcan otros nuevos, aunque reconoce que aún se precisa mucha investigación y conocimiento sobre el tema.

Una patología que afecta más a las mujeres jóvenes

Si en las afecciones graves del coronavirus el perfil más habitual suele ser el de un hombre de mediana edad, con sobrepeso, con afecciones previas y medicamentos para diversas dolencias, la de los pacientes de covid persistente presentan un perfil totalmente distinto que desconcierta a los médicos. Los datos recopilados hasta la fecha por la SMEG y corroborados por otros informes internacionales, afirman que el 79% (casi ocho de cada diez) de las personas que los sufren son mujeres y que se trata de personas jóvenes puesto que la media de edad se sitúa en los 43 años.

Así se desprende de una encuesta realizada por SMEG en colaboración con lso colectivos de afectados en España, englobados bajo Long Covid acts entre unas 2.240 personas, de las que 1.834 sufrían de covid persistente. La encuesta se realizó entre los tres meses que van entre el 14 de julio y el 14 de octubre, por lo que sólo contempla a los afectados de las primera ola.

"Las repercusiones que estamos viendo en las mujeres son graves y no sólo en su propia salud, sino también en su entorno familiar y laboral, puesto que sobre ellas suele recaer la responsabilidad de los cuidados, de los niño y las cargas familiares. Y en muchos casos estamos viendo cómo ocho meses después siguen sin poder trabajar y sin tener bajas laborales, por no reconocerse esto como una enfermedad. Por ello, hemos visto como muchas han perdido su trabajo", afirma Rodríguez.

Una persona puede tener 36 síntomas distintos

Las personas que tienen covid persistente, no tienen un único síntoma. De hecho, diversos estudios afirman que se han detectado entre 150 y 200 síntomas distintos, muchos de los cuales afectan a un mismo paciente a la vez. Si bien las diversas personas afectadas por esta enfermedad con las que contactó Público afirman tener un síntoma prevalente, todas tienen además otros que hacen su día a día difícil. La investigación de la SMEG explica que una sola persona puede sufrir una media de 36 dolencia distintas, y que las más habituales son síntomas muy incapacitantes".

"Entre los síntomas fundamentales, los que aparecen en todos los pacientes, figura la la astenia. "Un cansancio que va mas allá del que han sentido en su vida y que en muchos casos les impide levantarse de la cama. También manifiestan malestar general, cefalea, dolores musculares, disnea o falta de aire, dolores articulares, falta de concentración, lo que se ha definido como niebla metal. No consiguen poder seguir el hilo cuando hacen la lectura de un libro o trabajar. También es habitual el dolor de espalda, dolor de pecho, tos, fallos de memoria, dolores diversos, diarrea, palpitaciones mareos, falta de olfato, de gusto... En definitiva, todo se puede ver afectado", afirma Rodríguez.

Esta experta afirma que algunos de estos síntomas, como la cefalea, se suelen incorporar más adelante, cuando la fase aguda de la enfermedad ha quedado atrás.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído