Prisión permanente revisable para el asesino de la niña Naiara, 8 años, a la que torturó por no hacer los deberes

También deberá pagar indemnizaciones de 120.000 y 30.000 euros a la madre y padre biológicos de Naiara, a los que no podrá acercarse ni comunicar a menos de 500 metros hasta 10 años después de su salida efectiva de prisión

2 Comentarios

 Iván Pardo Pena
Iván Pardo Pena

La Audiencia de Huesca ha condenado a prisión permanente revisable a Iván Pardo Pena como autor del asesinato de Naiara, de 8 años, tras unas torturas que se prolongaron durante varias horas en el domicilio del procesado, en julio de 2017, en la localidad oscense de Sabiñánigo, según informa el diario digital 20minutos.

El fallo se ajusta al veredicto dictado el pasado 24 de septiembre por el jurado que enjuició el caso, aprecia las circunstancias de ensañamiento y la minoría de edad de la niña para establecer la condena de prisión permanente revisable, a la que añade otra de 2 años por maltrato habitual.

Además, le condena a pagar indemnizaciones de 120.000 y 30.000 euros a la madre y padre biológicos de Naiara, a los que no podrá acercarse ni comunicar a menos de 500 metros hasta 10 años después de su salida efectiva de prisión.

El tribunal impone, asimismo, penas de 2 años de prisión al padrastro de la pequeña, Carlos Pardo, y a Nieves Pardo, su abuelastra y madre del asesino, al considerar que no solo consentían los castigos que le eran infligidos sino que los alentaban.

La sentencia argumenta que los castigos corporales impuestos a Naiara "responden a una forma de entender la educación trasnochada, ampliamente superada, desproporcionada e injusta", y subraya que cuando ocurrieron los hechos "había terminado el curso escolar, la menor había superado los exámenes, por lo que no era indispensable en ese momento la recuperación y mejora en las materias escolares".

El jurado le declaró culpable

El jurado consideró el 25 de septiembre a Iván Pardo culpable de la muerte de su sobrina política Naiara y estimó probado que efectivamente quería causarle la muerte con los golpes que le dio en la cabeza. Así se pronunció al finalizar el juicio que desarrolló en la Audiencia Provincial de Huesca durante siete días.

El asesinato de Naiara ocurrió en el domicilio del acusado, quien torturó durante horas a la pequeña por no haber hecho los deberes.

Los hechos juzgados ocurrieron en torno a las 8.30 horas de la mañana del 6 de julio de 2017, cuando Iván Pardo llegó a casa de trabajar y supervisó los estudios de Naiara, que había permanecido toda la noche despierta, estudiando arrodillada sobre grava por imposición del acusado y de Nieves Pardo.

Al no encontrar estas tareas satisfactorias, comenzó a golpearle en la cabeza con los nudillos y a propinarle descargas eléctricas con una raqueta matamoscas, la ató de pies y manos, le introdujo un calcetín en la boca, le golpeó con un cinturón en la espalda y las plantas de los pies y le dio puñetazos y patadas con unas botas de puntera.

Cuatro horas y media de tortura

Finalmente, la agarró del pelo y la arrojó fuertemente contra el suelo, hasta que la niña quedó inconsciente.

Según el relato de los hechos probados, esto sucedió a las 13.00 horas, momento en el que Iván Pardo intentó reanimarla, pero sin avisar a los servicios de emergencias y sin permitir que lo hicieran las dos menores que presenciaron los hechos, primas de la víctima. La secuencia de los hechos demuestra que el acusado torturó a la niña durante cuatro horas y media.

A las 15.30 horas Naiara fue atendida por los servicios sanitarios y trasladada al hospital, donde murió el 7 de julio a causa de un traumatismo craneoencefálico severo, consecuencia de contusiones repetidas de la cabeza contra una superficie dura y plana.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído