​Un pueblo sevillano gasta el dinero de sus fiestas en poner mamparas en todos los pupitres del colegio para asegurar la vuelta a las aulas

El municipio de El Rubio ha invertido 15.000 euros en imitar la vuelta al cole de países como Tailandia. Ya fueron pioneros en realizar test masivos a todos sus vecinos

 Educacion Sevilla  Municipio Coronavirus Enfermedades infecciosas Infecciones Reportajes 515960340 158516104 1706x960
Educacion Sevilla Municipio Coronavirus Enfermedades infecciosas Infecciones Reportajes 515960340 158516104 1706x960

La vuelta a las aulas es uno de los aspectos que más preocupan dada la situación actual sanitaria en toda España. Con un aumento constante de los nuevos casos de coronavirus, parece que el retorno a los colegios no hará sino que empeorar la situación al ser lugares donde no sólo los niños se juntan, sino también los adultos ya sea en las clases (profesores) o a la entrada y salida de clases (padres, abuelos o responsables).

Para que esa vuelta al cole sea lo más segura posible, el municipio sevillano de El Rubio ha implantado una medida pionera en España y que imita, hasta cierto punto, el retorno a las clases de países como Tailandia. Y es que el Ayuntamiento ha decidido invertir los 15.000 euros que estaban reservados para las fiestas patronales en la colocación de mamparas en todos los pupitres de las aulas del colegio Carmen Borrego (así se llama el centro de la localidad).

El alcalde del municipio, Rafael de la Fe, ha atendido a El Español para mostrar su preocupación por el no inicio del curso escolar, puesto que no se puede parar “si no queremos parar la economía”. Por ello ha decidido proteger, de la forma en la que está su mano, a los 250 alumnos que acuden al centro haciendo caso, además a unos vecinos que han mostrado su acuerdo con la medida.

Por el momento estas mamparas no están instaladas, aunque se espera que antes del 10 de septiembre, fecha en la que se iniciará el curso escolar, esté todo terminado.

Pioneros en la realización de test masivos

El Rubio ya fue noticia en plena pandemia, puesto que el Ayuntamiento decidió comprar 400 test serológicos rápidos para realizárselo a los vecinos del municipio. Una decisión que no contó con la primera aprobación de la Junta de Andalucía pero que llevó a cabo con la ayuda de dos estudiantes de Enfermería y dos técnicos de laboratorio.

Entonces, se detectaron cuatro casos positivos en la localidad. Dos que presentaban carga vírica sin síntomas y otros dos que estaban en la fase final y contaban con anticuerpos. Además de los tres que ya se encontraban contabilizados con anterioridad, según detalla El Español.

La Junta de Andalucía acusó al alcalde de no haber comunicado la cantidad de test adquiridos ni el proveedor, si bien el primer edil se defendió explicando que en todo momento se había mantenido en contacto con el área sanitaria de su zona a la que, según dice, "comunicó todos los detalles de la gestión realizada". Y el enfrentamiento no trascendió más allá de eso.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído