Este radar indetectable ha multado, en su primer día de uso, a 100 coches cada hora

Un pequeño aparato, puesto a prueba para ver cómo funciona, comprobó en pocos minutos que siete de cada 10 vehículos que pasaban frente a él superaban los límites

 Velolaser
Velolaser

¿Se imaginan un punto en nuestras carreteras que fuera capaz de multar a más de 100 vehículos cada hora? Pues ese punto existe aunque, de momento, solo se trata de una prueba que, en el momento en que sea real, multiplicará aún más el número de sanciones, según informa el diario El Confidencial. Y es que la Policía Local de Cáceres ha puesto a prueba el último radar láser que ha adquirido, con unos resultados sorprendentes: cada 10 minutos, 18 vehículos eran sancionados por exceso de velocidad.

Las autoridades locales de Cáceres acaban de adquirir este nuevo radar, que decidieron poner a prueba la semana pasada con resultados impresionantes: durante el tiempo que estuvo activo, concretamente en la avenida Ruta de la Plata, 7 de cada 10 vehículos fueron 'pillados' por el cinemómetro. Lo curioso es que, como solo se trataba de una prueba para ver cómo funcionaba, estaba ajustado a 57 km/h, cuando la velocidad máxima de la vía es de 50 km/h.

Solo se trataba de una prueba para comprobar cuál era el funcionamiento real de este nuevo dispositivo, que en los próximos días ya será puesto en marcha para comenzar a sancionar a aquellos conductores que no respeten los límites de velocidad. El caso es que, de haber estado activo, en realidad habría empezado a multar a 52,5 km/h, por lo que el número de usuarios circulando por encima de lo permitido habría sido superior a los 100 coches en solo una hora.

Este cinemómetro es uno de los más potentes que podemos encontrar en la actualidad en nuestras carreteras. Se trata de un veloláser, un pequeño radar cuyo precio ronda los 20.000 euros y cuya estructura precisamente lo convierte en un aparato indetectable. No solo por tratarse de un pequeño elemento que puede ser colocado en cualquier punto de la vía con extrema facilidad, sino por el hecho de que no necesite la presencia de una patrulla cerca.

Su funcionamiento es muy fácil: su sencillo transporte le permite ser colocado en cualquier punto de la carretera, ya sea un guardarraíl, un semáforo o una farola. A partir de ahí, monitoriza la velocidad de todos los coches que circulan por la carretera y, cuando uno supera la velocidad máxima, lo fotografía para enviar su imagen por wifi a una tablet, en la que quedan almacenados todos los infractores. Así, no es necesario que haya una patrulla cerca, evitando que salte la alarma del conductor.

Está activo las 24 horas del día, los 365 días del año sin que el conductor sepa en qué punto exacto de sus carreteras se encuentra. Por eso, se trata de uno de los controles de velocidad que más vehículos puede multar al año.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído