'Siesta con café' para rendir más en el trabajo, pero solo si lo haces así

Mejora la atención y reduce la inercia del sueño en los trabajadores nocturnos

0 Comentarios

 Siesta con cafeina
Siesta con cafeina

Las guardias de los sanitarios que se multiplican y se extienden debido al coronavirus, establecimientos abiertos las 24 horas, cierres de periódicos, turnos en fábricas, policías que patrullan de noche.... El trabajo nocturno es una realidad que se impone cada día más sin poder esquivar dos efectos colaterales concretos: afecta al rendimiento laboral, pero también a la salud. 

Según informa el diario digital El Confidencial, sobre todo a la del 13,2% de los trabajadores en España que hizo jornada nocturna en 2018. Concretamente, son 2,55 millones de personas (frente a las 2,3 de 2017). La mitad de ellas lo hizo ocasionalmente y el resto en más de la mitad de los días que trabajó, según la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Y el reto para todos ellos es mantenerse despierto y alerta en su tiempo laboral. La buena noticia es que investigadores australianos han encontrado la fórmula para resistir sin dormirse el turno de noche: la siesta con café. En declaraciones al periódico El Confidencial, el doctor Eduard Estivill, director de la Clínica del Sueño Estivill del Instituto Universitario Dexeus (Barcelona) y miembro de distintas sociedades científicas como la Asociación Americana de Trastornos del Sueño o la Sociedad Europea del Sueño, reconoce: "El estudio no solo es bueno, sino que está publicado en una revista de prestigio".

El otro problema al que se enfrentan estos trabajadores es que, como estima la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cada uno de ellos envejecerá prematuramente cinco años por cada 15 años que permanezca en horario de trabajo nocturno. Aunque los problemas de salud no se empiecen a manifestar hasta después de cinco o 10 años del puesto de noche.

Numerosos estudios han constatado cómo este tipo de turno eleva el riesgo de diabetes tipo 2, como documentan investigadores de la Universidad de Harvard en Estados Unidos, en un trabajo de revisión publicado en 'Current Diabetes Reports'. Otras investigaciones apuntan a que aumenta las probabilidades de enfermedad cardiovascular, como la publicada en 'Scandinavian Journal of Work Enviromental & Health'. Todo sin olvidar que los que 'curran' mientras los demás duermen tienen más riesgo de cáncer, hipertensión, depresión, problemas sociales y familiares, entre otros.

Para no dormirse en el trabajo

Los trabajadores de noche a menudo sufren privación crónica de sueño debido a la interrupción del tiempo y la duración del mismo, y recurren a multitud de estrategias para no cerrar los ojos en plena actividad laboral como las siestas o el consumo de café. Ambas estrategias pueden mejorar el estado de alerta, pero también se asocian con peligros potenciales.

Por ejemplo, el consumo excesivo de cafeína puede afectar negativamente el sueño y elevar la ansiedad, como constata el investigador A. Smith, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido, en un estudio recogido en 'Food and Chemical Toxicology'). Por su parte, las siestas pueden dar como resultado inercia del sueño (SI, de sus siglas en inglés), un período de rendimiento deficiente y sensación de fatiga en la hora siguiente a la misma.

La cafeína se consume con mayor frecuencia entre el personal de trabajo por turnos y por la noche, y es en forma de café la bebida más consumida. Sin embargo, se sabe que sus efectos para lograr un máximo estado de alerta pueden demorarse entre 20 y 30 minutos. Por lo tanto, consumirlo después de una siesta puede no proporcionar los efectos deseados. Ingerirlo antes de una cabezada corta (<30 min), conocida como 'siesta con cafeína', puede ser una contramedida contra el SI, ya que la aparición de los efectos de alerta coincide con el despertar, pero solo un estudio hasta la fecha lo ha constatado.

Fue el realizado por Luise A. Reyner y James A. Honre (ambos del Laboratorio de Investigación del Sueño Loughborough de la Universidad Leicestershire, en Reino Unido). Descubrieron, como publican en 'Psychophysiology', que 150 mg de cafeína antes de 15 minutos de la siesta mejoraron el rendimiento en un simulador de conducción y la sensación de somnolencia subjetiva en las horas siguientes a la 'siesta con cafeína', en comparación con 200 mg de cafeína sola o 15 minutos de siesta sola.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído