Los animales domésticos, como los perros o los gatos, tienen un papel muy importante en la sociedad moderna y, en muchos casos un lugar importante en las casas de sus dueños. Tanto que muchas veces se cuelan hasta en la cama de sus dueños. 

Según informa el diario digital Infosalus, las mascotas, sobre todo perros y gatos en las casas, juegan un papel muy importante, siendo en ocasiones como otros miembros de la familia, se relacionan importantes con los mismos y, en el caso de que las personas vivan solas, forman una parte importante en la sociali<zación dada la obligación de salir de casa con sus dueños. Estas fueron las palabras que ofreció en una entrevista con Infosalus la coordinadora del grupo de Trastornos del Movimiento y de la Conducta durante el sueño de la Sociedad Española del Sueño, la doctora Enriqueta Gómez Siurana. 

El hecho de tener que salir con ellos, por ejemplo, "beneficiarios de forma indirecta al sueño, por ejemplo en pacientes con insomnio que deben mantener constante la hora de levantarse", especifica la doctora Gómez. Así, "sacar a la mascota por la noche facilita la alarma para irnos a la cama y el tener que sacarla por la mañana obliga a levantarse a una hora determinada", concluye la experta.

Sin embargo, también en personas con insomnio y otras patologías del sueño, como síndrome de apnea-hipopnea del sueño, síndrome de piernas inquietas o parasomnias y otras alteraciones, este hecho puede agravar el problema, por lo que desde las Unidades de Sueño se ha recomendado como medida en higiene del sueño no compartir habitación o cama con animales durantes el sueño", concreta la doctora Gómez. 

"Los motivos fundamentales para dicha recomendación son los aspectos específicos relacionados con las mascotas, como emisión de sonidos, movimientos u olores, pueden ocasionar un aumento en la dificultad en la conciliación y el mantenimiento del sueño, sin olvidar otras cuestiones sobre la salud como el desencadenar determinadas alergias y el contagio de enfermedades, aunque se supone que un animal que comparte casa debe estar cuidado y cumplir con todas las medidas de vacunación y control veterinario, además de una educada higiene", detalla la experta de la SES. 

Las vetajas son las siquientes:

La doctora Gómez cuenta que "hay pocos estudios sobre los efectos de compartir habitación o cama con animales". Aún así, podemos sacar algunas ventajas sobre este hecho, elegido por la mitad de las personas que tienen mascota. 

En primer lugar, "se pasa más tiempo con el animal", comienza la doctora Gómez, que también menciona estudios que especifican que el dormir con la mascota en la misma habitación o cama "beneficia a la salud social y psicológica de las personas, sobre todo de las personas que viven solas", insiste el miembro de la SES. 

Por otras parte, a nivel emocional, las mascotas pueden generar una especie de confort, de compañía, y actuar como sustitutos de los humanos. También pueden hacer sentir seguras a las personas y ayudan con las situaciones de estrés. 

Las desventajas son:

Respecto a la salud, son posibles focos de transmisión de enfermedades y pueden provocar alergias o asma. Por otro lado, según una encuesta austraiana publicada en 2014 y citada por la doctora Gómez, las mascotas aumentan la vulnerabilidad de alterar el sueño. El sueño con perros en la cama impacta de forma negativa en la calidad del sueño en las personas adultas sanas.

Además, dormir con perro, por ejemplo, en la cama o en el dormitorio, puede impactar en los comportamientos psicológicos de los animales, sobre todo lo que afecta por el hecho de que se les permite compartir la noche en el mismo espacio.

Si hay otros animales en la misma casa a los que no se les permite dormir en la cama o en la habitación, puede generar agresividad y competitividad en los perros; por otro lado, si al perro se le permite compartir dormitorio para evitar otros comportamientos no deseados como defecar u orinarse en la cama, podemos estar contribuyendo a maleducar al animal. 

Por último está el aspecto sexual de los humanos. Dormir con una mascota en la habitación o en la cama puede interferir en las relaciones sexuales de la pareja, ocasionando conflictos. 


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído