A las 8 de la mañana comenzó esta celebración con las labores tradicionales de la matanza, menos el sacrificio que se realizó en el matadero.

Una vez realizado el despiece, los voluntarios comenzaron a guisar las diferentes partes del  cerdo para tenerlo todo dispuesto a las 12 de mañana, hora en la que comenzó la degustación.

Más de 1200 raciones se repartieron entre los presentes, regadas por refrescos y vino. Fueron más de 60 kg de chichas, 500 tiras de panceta además de lomos y costillas, a lo que siguió el reparto de perrunillas.

El tiempo acompañó, luciendo el sol y con buena temperatura, lo que hizo que los presentes disfrutaran  aún más de la celebración. La nota musical la puso el tamborilero “Richard”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído