El biólogo Fernando González-Camacho, de la Unidad de Microscopía Electrónica y Confocal del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, inaugurará el próximo sábado, 10 de mayo,  la exposición ‘La biología a través de un microscopio’ en el salón multiusos del Ayuntamiento de Alba de Tormes.

 

Compuesta por 33 fotografías científicas que representan un pequeño recorrido del trabajo realizado en los cuatro años que lleva en funcionamiento el microscopio confocal del Centro en el que trabaja el autor, la exposición pretende acercar la ciencia y la investigación biomédica y, en particular, la labor de esta técnica, al público general  La muestra ha contado con la colaboración de investigadores del Instituto de Investigación en Enfermedades Raras, la Unidad Funcional de Investigación en Enfermedades Crónicas y el Centro Nacional de Microbiología.

 

Las imágenes estarán expuestas hasta el 25 de mayo. Para la selección fotográfica se ha contado con la colaboración de investigadores del Instituto de Investigación en Enfermedades Raras, la Unidad Funcional de Investigación de Enfermedades Crónicas y del Centro Nacional de Microbiología.
 
Contenido


La exposición comienza con unas imágenes de cultivos celulares en las que se muestran diferentes componentes subcelulares (núcleo, mitocondrias, citoesqueleto, retículo, etc.)

 

Le sigue una parte dedicada a las defensas del organismo mostrando imágenes de macrófagos, neutrófilos y linfocitos y se habla de los anticuerpos; en este apartado también se muestras imágenes de células formadoras de plaquetas.

 

El siguiente capítulo trata de los patógenos, en concreto de neumococo, cándida, leishmania, rotavirus y criptococo. Por último se habla de la importancia de dar un paso más adelante en la investigación, empleando modelos animales como un escalón intermedio entre los cultivos y los humanos. Se muestran imágenes del cerebro de ratón con fotos del hipocampo y de la región subventricular, además de tejidos de mama.

 

La exposición se cierra con imágenes de piel procedentes de biopsia de pacientes en las que se trata de investigar enfermedades neurodegenerativas.
La microscopía de fluorescencia confocal permite obtener imágenes de alta calidad y resolución eliminando la luz fuera de foco posibilitando la observación de muestras gruesas.

 

El primer microscopio confocal se patentó en 1957, pero el gran boom no llegaría hasta los años 90 del pasado siglo, cuando se comenzó a manipular el gen que codifica la proteína verde fluorescente (GFP), mejorando sus propiedades y obteniendo toda una batería de proteínas derivadas capaces de ser excitadas y emitir fluorescencia en un amplio rango de longitudes de onda.
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído