Los vecinos de Mozodiel de Sanchíñigo, pedanía del término municipal de Castellanos de Villiquera, han celebrado este sábado sus fiestas patronales en honor de San Salvador. Tras la procesión del mediodía, por la tarde tuvo lugar una peculiar competición, que ya alcanza su decimotercera edición, el lanzamiento de azada, con la participación de los vecinos del pueblo.
 
“Esta competición requiere esfuerzo físico aunque su reglas son tan sencillas como el mismo mecanismo de la azada: hay que lanzar este utensilio lo más lejos posible”, explican los organizadores. Así, la azada, símbolo de tesón y constancia, deja de ser apero de labranza para transformarse, por un día, en la herramienta más codiciada. En un ambiente distendido, los participantes batieron sus fuerzas en uno de los eventos más relevantes de Mozodiel.
 
El lanzamiento de azada precisa de un pequeño ritual. Como detallan los especialistas, “tras cogerla con las dos manos y apuntar, con sólo una de ellas, el participante debe lanzarla sin giros con el brazo sin que la azada toque el suelo”. A continuación, se debe lanzar con fuerza para llegar lo más lejos posible. El concursante no puede salirse de la zona delimitada para el lanzamiento y es nulo siempre que la azada toque el suelo, el participante pise la marca de salida o la herramienta toque la pared acotada.
 
A raíz de esta competición mozodielense, en otras localidades impulsan prácticas semejantes. En Jumilla (Murcia) se celebra el lanzamiento del legón, como así llaman a la azada, y en Marcilla se encuentra el Campeonato Mundial. “Es una tradición y hay que participar para que no se olvide”, señalan los vecinos del municipio. Al finalizar la prueba, los ganadores recibieran en la plaza del pueblo, además de sus premios, los aplausos de los presentes y el respeto de la azada.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído