La Asociación Bajo-Tormes, colectivo con sede en la localidad de Villarino de los Aires y que agrupa a casi un centenar de pescadores y personas sensibilizadas con el deterioro que sufren nuestros ríos, ha organizado para el próximo 7 de abril un encuentro infantil que tiene como finalidad sensibilizar a la población  y a las administraciones públicas del estado de deterioro medioambiental que sufre el río Tormes en sus últimos 17 kilómetros.

Esta actividad, incluida en la programación de las II Jornadas de Sensibilización ‘Medio Ambiente y Gestión de Ríos’ que se celebrarán entre los días 5 y 7 de abril, se desarrollará al mismo tiempo en la localidad zamorana de Fermoselle, siendo el punto de encuentro de los participantes en el paraje de Ambasaguas, estuario del río Tormes que marca el límite entre ambas provincias.

La jornada consistirá en el recorrido a pie del tramo comprendido desde los núcleos de ambas localidades hasta el río Tormes en el paraje de Ambasaguas, lugar donde se producirá el encuentro de ambos grupos y en el que los integrantes de la Asociación pasarán a ofrecer unas breves explicaciones de la necesidad de preservar nuestros ríos y de las circunstancias que han originado el estado de deterioro que presenta el Tormes en su último tramo, antes de su desembocadura en el río Duero.

Otra de las actividades de la jornada será la realización de un taller sobre el estado de calidad del agua en este punto, donde los niños podrán participar de manera activa recogiendo muestras de agua en distintos lugares del río para su análisis.

Este taller permitirá comparar resultados sobre la incidencia que en la calidad del agua producen las dos pesqueras situadas en este paraje y cuya consecuencia más evidente es la aparición de gran cantidad de masa arbórea muerta sobre el cauce del río, además de cantidades ingentes de vegetación que afloran en el lecho como consecuencia de la pérdida de velocidad del agua y el depósito de sedimentos que provocan sendas pesqueras.

Los efectos de ambos diques se ven pronunciados en este tramo por el escaso caudal que desde la construcción de la presa de Almendra mantiene el Tormes en sus últimos 17 kilómetros, así como por la recula del embalse de Aldeadávila sobre el Duero y los repentinos aumentos y descensos de caudal motivados por la presa portuguesa de Bemposta, situada esta aguas arriba del estuario del Tormes, lo que en momentos de crecidas en el Duero convierte la desembocadura del Tormes en una zona léntica haciendo de este paraje una zona más de embalse.

Programa de las II Jornadas Bajo-Tormes

Además del encuentro infantil programado para el Sábado Santo, las II Jornadas del Bajo-Tormes ofrecerán el día 5, a las 19 horas en Villarino de los Aires, una charla informativa sobre los aspectos anteriormente citados que conciernen al estado actual del río y los proyectos de recuperación, una sesión a la que continuará la Asamblea General Ordinara de la Asociación.

Seguidamente, el Viernes Santo, este colectivo de pescadores conservacionistas ha programado un concurso social de pesca al que los no socios podrán acceder mediante su inscripción como socios colaboradores, lo que comporta el pago de la cuota anual establecida en 10 euros.

 

Recuperación hidrológica y medioambiental del Tormes

Actualmente, la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha requerido a la empresa Iberdrola, propietaria de la presa de Almendra y adjudicataria de la concesión para el aprovechamiento hidroeléctrico del caudal del Tormes en el central de Villarino, el aumento del volumen de agua que la citada presa debe desalojar sobre el cauce del Tormes, hasta ahora de 0,5 m3/s, en los valores establecidos por el Plan Hidrológico de la cuenca del Duero, lo que supondrá una cantidad media anual cercana a los 3,5 m3/s.

La gran envergadura de esta presa, con un dique de 202 metros de altura que permite un embalse de 2.586 Hm3 de agua, dificulta el proyecto de desalojo de agua sobre el cauce, aunque a sugerencia de la CHD, la solución técnica adoptada será la instalación de un minigerador de 1 Mw a pie de presa que a su vez, además de producir energía, permitirá la regulación del caudal. De este modo, la hidroeléctrica ha presentado ante la CHD, para su aprobación, el documento técnico del que partirá el proyecto final de ejecución de obra  y que se llevará a cabo en los próximos meses.

A este proyecto de recuperación hidrológica, demandado por la Asociación Bajo-Tormes desde su constitución en diciembre de 2009, se une el de recuperación medioambiental de este tramo de río, un aspecto que por las circunstancias anteriores ha sido la fauna piscícola la más afectada, alterando así la cadena trófica en cuyo vértice se sitúan especies como la cigüeña negra o la nutria, la primera considerada de especial protección por la Directiva Aves de la UE.

La irrupción de masa forestal en el cauce del río y la aparición de grandes cantidades de vegetación, unido a la escasez de caudal, hacen muy difícil el ciclo de reproducción para especies potádromas como barbos y bogas, prácticamente extinguidas a lo largo de estos últimos 17 kilómetros del Tormes.

Por ello, desde la Asociación Bajo-Tormes se ha solicitado a la CHD a la ejecución de un proyecto de recuperación medioambiental que una vez dotado el río de un caudal adecuado, permita la proliferación de especies acuáticas y a su vez la regeneración de la pirámide trófica de este espacio perteneciente al Parque Natural Arribes.

Redactado ya por la CHD, el proyecto de recuperación medioambiental del bajo Tormes se encuentra en estos momentos en manos de la Dirección del Parque Natural para el trámite de información ambiental y cuya ejecución está pendiente de la autorización de este organismo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído