El proyecto de una mina de uranio en Retortillo también ha tenido consecuencias políticas. El que fuera alcalde socialista Lorenzo Calderón presentó a finales de marzo su dimisión ?por la falta de lealtad y confianza? de sus propios compañeros de candidatura. De hecho, Calderón los culpabiliza únicamente a ellos de su salida y así lo hace constar en una misiva que registró en la Secretaría del Consistorio.

En la misma solicitó la renuncia a su cargo de alcalde y acta como concejal, pero también aprovechó para agradecer ?el apoyo y la confianza de los vecinos? para que resultara elegido primer edil de la localidad tras el escrutinio de las urnas en las elecciones municipales del pasado mes de mayo.

La renuncia, asegura el alcalde, llega de manera obligada ?por la pérdida de confianza en los propios compañeros?. El pasado mes de agosto, como ya recogió este diario, Lorenzo ?se olía? una moción de censura sospechando que uno de sus concejales pensaba aliarse con el PP con el fin de desalojarlo del Ayuntamiento ?porque el poder económico mueve montañas y sentimientos?.

El origen de la polémica, como reconoció también por aquel entonces, tiene que ver con la consulta popular sobre el futuro de la mina de uranio que planteaba Berkeley en la zona. Los rumores sobre una posible moción de censura cobraron más cuerpo al observar la actitud contraria de uno de los ediles del PSOE respecto a la consulta popular que el primer regidor quería realizar aunque tuvo que ser aplazada ?sine die?. Su oposición a la mina de uranio, finalmente, le costó el cargo.

?Abandono la alcaldía ligero de equipaje?, aseguró, lamentando que no haya podido llevar a cabo su proyecto de cambio. Con el tiempo ?y por oscuros intereses?, añadía, los dos ediles socialistas han acabado posicionándose en su contra de sus propuestas ?unidos a los otros dos concejales del PP?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído