Por segundo año consecutivo, la piscina municipal de Cabrerizos ha tenido que ser cerrada de forma momentánea en la tarde de este martes, 7 de julio, debido a que algún usuario ha decidido defecar dentro de ella. El incidente ha obligado a la empresa concesionaria a cerrar el acceso al vaso para la pertinente limpieza.

Se da la circunstancia de que algo muy parecido ocurrió el pasado 25 de julio de 2019, por lo que la molestia ha sido doble. Fuentes municipales indican que se ha decidido sacar a todas las personas del vaso fuera del agua y se ha procedido a la limpieza. Para ello, se han utilizado productos desifectantes y el robot limpiador para que este jueves el agua esté en perfecto estado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído