No es momento de pararse a pensar en lo que sucederá a partir del 10 de agosto cuando el alcalde, Marcelino Mateo, tendrá que volver a coger el toro por los cuernos para intentar liquidar la deuda municipal. Ahora toca pasárselo bien con un programa festivo elaborado entre la corporación saliente y la entrante y que ya desde el principio está dejando muy buenas sensaciones.

-¿Ha dado tiempo a elaborar un buen programa?
-Es cierto que nos ha cogido de sopetón Nos ha cogido muy precipitado y hemos estado trabajando intensamente para que todo salga bien. Lo afrontamos derrochando ilusión y ganas. Teníamos poco tiempo y algunas de las actividades ha habido que trabajarlas duramente para poder incluirlas pero finalmente lo hemos conseguido. También es cierto que nos hemos dedicado a completar lo que dejó avanzado el anterior equipo de Gobierno.

-¿A quién se destinarán los beneficios de la paella solidaria de este viernes?
-Está por ver el destino concreto de ese dinero, un euro por cada plato, pero lo que sí es seguro que se destinará a fines sociales y que redundará en beneficio de todos. 

-¿Con qué actividad festiva se queda?
-Lo más llamativo del programa son los espectáculos taurinos pero lo que nos gusta e ilusiona sobremanera son las actividades para niños. Se piensa en ellos en todo momento, no solo en fiestas. A lo largo de este este verano hemos hecho cosas para los más pequeños en el campo de fútbol, una instalación que, inexplicablemente, estaba cerrada y no se usaba. A la vez, se están realizando actividades culturales durante todo el verano impartidas por personal especializado.

-¿Son las acciones dirigidas a los más pequeños su prioridad en este mandato?
-Nuestras prioridades pasan por retomar la actividad social en todas las edades. Además, estamos centrados en la reparación de calles y de caminos, que están dejadas de la mano de Dios.

-Para eso necesitarán colaboración económica
-Desde luego. Trabajaremos con la Diputación para lograr ayuda externa. La necesitamos porque, además, nos hemos encontrado con problemas ?tapados? como las consecuencias de una sentencia judicial en torno a la recogida de residuos que nos obliga a hacer frente a un pago cercano a los 60.000 euros cuando en su día se vendió que este servicio iba a ser gratuito para el pueblo. Otro tema muy perjudicial es el referido a la reestructuración del catastro, que propiciará que se dejen de recaudar entre 70.000 y 80.000 euros. Nos encontramos con unos desajustes importantísimos pero no perdemos la moral.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído