La conversión de los vigilantes municipales de Villamayor en policías locales acumula un retraso de más de un año

La plantilla actual se encuentra "bajo mínimos" con solo dos profesionales por lo que es "urgente" esta transformación que permite la Ley que entró en vigor en agosto de 2018

 2766474
2766474

Ha pasado más de un año de la entrada en vigor de la Ley de Coordinación de Policías Locales de Castilla y León, y en Villamayor, localidad que cuenta actualmente con dos vigilantes municipales, sigue sin crearse el Cuerpo de Policía Local, cambio que debe ser aprobado por el pleno.

La integración de los vigilantes municipales con titulación en la misma categoría que los policías locales implica la uniformidad como policía y la autorización para llevar su arma de fuego reglamentaria. Asimismo, el cambio en la normativa regional suprime el número mínimo, siete agentes, para que un Ayuntamiento cree su propio cuerpo de Policía Local con un número menor. Entre la veintena de municipios de Castilla y León con vigilantes (unos 40) se encuentran Villamayor, con cuatro, y Vitigudino, con uno.   

La conversión del cuerpo de vigilantes de Villamayor en policías locales fue uno de los acuerdos entre PP y Ciudadanos en el pacto de gobernabilidad que ambos partidos firmaron para la investidura de Ángel Peralvo como alcalde. Se trata de una iniciativa que, como especifica el contrato, se tendría que resolver “de inmediato”, aunque estaría sujeta a la aprobación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT).

Actualmente, la plantilla de vigilantes municipales de Villamayor se encuentra "bajo mínimos" con solo dos profesionales cuando habitualmente venían desarrollando este trabajo cuatro.  A la espera de que el Ayuntamiento -gobernado por PP y Ciudadanos- apruebe la RPT, un proceso "largo", lo que sí parece urgente tanto para los vigilantes como para la localidad, es la ampliación de la plantilla actual -de cuatro a seis- y la transformación en policías locales.

Una reclamación que vienen realizando desde hace tiempo los vigilantes y numerosos vecinos de Villamayor, especialmente cuando se dan oleadas de robos en viviendas o picos de delincuencia.  El argumento para justificar este retraso en la transformación es que desde el Ayuntamiento primero quieren aprobar la RPT para, después, realizar este cambio. Algo con lo que no parecen estar de acuerdo todos los concejales que forman el equipo de Gobierno, donde existen divisiones sobre el tratamiento de este asunto.  

"Los vecinos piden seguridad, pero los vigilantes llegan hasta donde pueden, no son policías", explican fuentes municipales, que remarcan que la oposición a este cambio se personaliza en el actual segundo teniente alcalde, de Ciudadanos, José Martín Bravo.    

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído