El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Bienvenido Mena Merchán, de acuerdo al Plan de Protección Ante Riesgo por Inundaciones (Inuncyl) y con la colaboración de la Agencia de Protección Civil, declaró sobre las cuatro de la madrugada la situación 2 de emergencia del Inuncyl e informó de la situación a los responsables municipales de Ciudad Rodrigo para que pusieran en marcha sus planes locales. Reunido el comité de dirección del Plan, se determinó poner en marcha el protocolo al existir riesgo de inundación en la zona. 

En este momento los caudales de los ríos Águeda y Agadón están sometidos a estrecha vigilancia.Además, permanece en Ciudad Rodrigo la unidad de apoyo logístico de la Agencia de Protección Civil que se desplazó de madrugada. A medida que la climatología ha ido dando una tregua, el delegado de la Junta ha rebajado el nivel de alerta.
 
Desdde el primer instante en que se conoció la alerta, Protección Civil activó el protocolo de seguridad ante posibles inundaciones. La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) fue la primera en dar la voz de alarma debido al aumento del vertido de los embalses de Águeda e Irueña además de la situación de varias estaciones de aforo de la CHD y de la previsión de precipitaciones, intensas a lo largo de la jornada en la zona oeste de la provincia. Todo ello desencadenó la reacción de los servicios de emergencia.
 
El caudal del río Águeda en Ciudad Rodrigo alcanzó cifras cercanas a los 800 metros cúbicos por segundo, claramente por encima del nivel de alarma, afectando a algún hotel y sótanos de construcciones de la margen derecha y al barrio del Arrabal de la margen izquierda, donde los domicilios de planta baja se vieron superados por la avenida de agua a pesar de los parapetos colocados a modo de defensa. La situación se ha ido estabilizando. 

Recomendaciones de seguridad

 

Ante posibles inundaciones, la Agencia de Protección Civil recomienda notificar la situación al 112 lo antes posible. En esa llamada es necesario especificar el lugar dónde se encuentra el comunicante, las zonas que están afectadas, el nivel de agua, el número de personas afectadas y la posible evolución.
Además, es conveniente retirar del exterior de las casa aquellos muebles u objetos que puedan ser arrastrado por las aguas. También conviene desconectar todos los aparatos eléctricos.

 

Protección Civil subraya la importancia de abandonar la vivienda y acudir al lugar preestablecido, “tanto en el caso de que esté en peligro como si lo ordenan las autoridades competentes”. De igual modo hay que evitar bajar a los subterráneos o permanecer en sitios bajos.

 

Si se está en un vehículo es conveniente que se circule por rutas principales y autopistas y se aminore la velocidad, “evitando estacionar a la orilla de ríos, cauces de barrancos, torrentes y sus puentes”. Además, es desaconsejable cruzar con un vehículo vados de cursos de agua.

 

En caso de que el agua empiece a subir de nivel en la carretera, si el vehículo se atasca, si al cruzar una corriente el agua está por encima del eje o si llega más arriba de la rodilla, hay que prepararse para abandonar el coche y dirigirse a las zonas más altas. Si el vehículo está sumergiéndose en el agua y hay dificultades para abrir la puerta lo aconsejable es salir por las ventanillas.

 

En el caso de que la inundación sea en la calle o en la montaña, hay que localizar los puntos más altos y dirigirse hacia ellos, tratando de alejarse de las bases de colinas para no verse atrapado por el agua que cae por las laderas, que a menudo arrastran barro y piedras.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído