Los tres autobuses con más de un centenar de niños de Educación Primaria de Tamames, Sancti-Spíritus, CRA Río Agueda, Linares, Valdecarros y Los Santos han podido bajar finalmente de la Estación de Esquí de La Covatilla en la que permanecía refugiados debido a que la copiosa nevada caída en las últimas horas en la zona imposibilitaba la circulación de vehículos.

Al parecer, poco después del cierre de la Estación, a las 5 de la tarde, y mientras los pequeños se dirigían a los autobuses, comenzó a nevar con fuerza hasta el punto de dejar impracticable la carretera. Pese a los esfuerzos de tres máquinas quitanieves por despejar la vía, la intensidad de la nevada y el viento hacían inutil su trabajo. Por precaución se decidió que los pequeños, que disfrutan hasta el jueves de su Semana Blanca y pernoctan estos días en el albergue municipal de Llano Alto, situado en El Castañar, esperaran en la Estación. De hecho, desde el Ayuntamiento se habilitó un retén de personal para que atendieran en todo lo necesario a los pequeños. Finalmente, en torno a las 22:30 horas comenzaron a descender escoltados por las quitanieves y la Guardia Civil. 

Según confirmó a SALAMANCA24HORAS el alcalde de Béjar, Alejo Riñones, los pequeños han estado en La Covatilla "perfectamente atendidos? por el personal que les ha facilitado la merienda y todas aquellas necesidades que les han ido surgiendo. Desde la Guardia Civil también han confirmado esta situación, añadiendo que incluso no se llegó a solicitar auxilio pues los monitores de los niños, al ver el temporal, los dejaron bien resguardados en el refugio de La Covatilla.

Ante la situación, el Ayuntamiento de Béjar ha estado informando a los padres de los escolares. Según reveló alejo Riñones, ha llegado a darse el caso de una familia que accedió en un todoterreno a la Estación por si tenían que bajar a su hijo pero este, que estaba disfrutando juno a sus compañeros, prefirio quedarse con ellos.

El lado bueno de la situación vivida este lunes en Béjar es, resaltó el alcalde, que ahora ya se cuenta con nieve en abundancia de cara a Semana Santa por lo que "si esta noche cayera una helada fuerte" esa nieve cuajaría mucho mejor y propiciaría unas condiciones inmejorables para la práctica del esquí. De igual modo, el alcalde confirmó que si al amanecer mañana las condiciones permiten abrir La Covatilla, los jóvenes que han vivido esta aventura volverán, como estaba previsto, a deslizarse por las pistas bejaranas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído