Los responsables de Gecobesa, la empresa que se encarga de la gestión de la Estación de Esquí de La Covatilla-Sierra de Béjar, reaccionaron con ironía a través de un comunicado ante quienes achacan a una mala gestión los problemas que atraviesa y que podrían desencadenar su cierre definitivo el próximo domingo, 7 de abril. 

 

Así, apuntaron que es verdad “y ya va siendo hora de que alguien lo reconozca y lo ponga de manifiesto” que se ha producido mala gestión “plasmada en mantener la estación abierta 14 años, sin malgastar ni un solo euro de dinero público porque nunca nos lo han dado; sin impedir que el mal tiempo obligue a cerrar y superando con éxito un concurso de acreedores”. Esa misma ‘mala gestión’ se ha materializado, explican, en construir y organizar sin subvenciones una estación de esquí, “solucionando los numerosos problemas técnicos y medioambientales de su inicial proyecto”, y en dar trabajo a más de cien personas de manera directa “y a algunos cientos más de manera indirecta”. 

 

Es indudable, apunta Gecobesa, que corresponde a una mala gestión “mantener la actividad de la estación de esquí y todos sus puestos de trabajo generando miles de visitantes todos los inviernos que han gastado su dinero en hoteles, hostales, apartamentos, posadas, casas rurales, restaurantes, tiendas de alimentación, superficies comerciales y otros establecimientos”. Pedimos perdón, añaden irónicamente, a todos los empresarios y propietarios de negocios “que han ganado dinero por culpa de nuestra mala gestión”.

 

Tenemos que admitir, asimismo, que nuestra mala gestión -prosigue el comunicado de Gecobesa- “es evidente al considerar que hemos conseguido poner en funcionamiento una estación de esquí a partir de unas instalaciones incompletas, sin pistas ni dotación alguna para ellas”. Además, recuerdan que se ha logrado poner en marcha un departamento informatizado de alquiler de equipos “que es la envidia del resto de estaciones de esquí” o un sistema de producción “de nieve que ha servido de ejemplo para otras instalaciones”. 

 

La empresa, enfrentada en los últimos tiempos al Ayuntamiento de Béjar,  apunta que una de las pruebas manifiestas de esa ‘mala gestión’, es haber solucionado los graves problemas técnicos y medioambientales con que recibió por parte del consistorio el primitivo ‘Centro de Turismo’, génesis de la actual Estación. 

 

Finalmente, los gestores de La Covatilla-Sierra de Béjar recuerdan que han querido cumplir sus obligaciones fiscales, “aunque sea pagando con intereses de manera aplazada a pesar de que la Hacienda pública nos ha provocado una situación de indefensión al no comunicarnos la denegación del aplazamiento antes de proceder a los embargos”. Precisamente esa es la situación actual por la que la Estación podría no reabrir sus puertas el próximo lunes.
 
“Tendríamos que hacer como algunos otros, que si que son buenos y ejemplares administradores, porque no están dados de alta y, como funcionan -sabiamente- en la economía sumergida, no tienen ningún tipo de problemas con la Agencia Tributaria”, ironiza de nuevo Gecobesa que termina pidiendo perdón y espero que aquellos que critican su gestión “puedan llegar a disculparnos algún día”.
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído