La gran brecha de la despoblación: el 34% de los habitantes de los pueblos de Salamanca vive en el alfoz

Los municipios del cinturón metropolitano crecen en la última década frente al resto, que pierde un 15 por ciento de población

Ayuntamiento de Ledesma | Salamanca 24 Horas
Ayuntamiento de Ledesma | Salamanca 24 Horas

El alfoz sigue creciendo, las comarcas pierden. La tendencia de despoblación del medio rural continúa en la provincia de Salamanca, según los últimos datos de población publicados por el INE. Una sangría que no cesa y que ha hecho que la Salamanca rural, sin contar con la capital, haya perdido en diez años el 15 por ciento de su población. Los pueblos de Salamanca agrupan según este censo a136.579 habitantes. Hace diez años eran 157.079 personas las que vivían fuera de la capital salmantina. 

La mayoría de los municipios salen perdiendo en los datos estadísticos ofrecidos por el INE excepto los que forman el cinturón de la capital salmantina. De hecho, el 34,7 por ciento de la población de la provincia, sin contar con la capital, vive en el alfoz, que ha crecido un 10 por ciento en estos últimos diez años continuando una tendencia que arrancó con el boom del urbanismo hace 20 años. 

El descenso de población también lo sufren los municipios más grandes de la provincia, los que tienen más de 5.000 habitantes, exceptuando Villamayor, Carbajosa y Villares de la Reina, ubicados en el entorno a la capital y que son los únicos de los grandes que han mostrado crecimiento en la última década.

Ningún municipio de Salamanca supera la barrera de los 15.000 habitantes, siendo el que más población tiene Santa Marta de Tormes, que se mantiene como el pueblo más grande de la provincia con 14.646 a pesar de haber sufrido un ligero descenso de población, con 84 personas menos censadas con respecto al 2020 y una pérdida de un 1,4 por ciento en los últimos diez años (en 2011 había empadronadas 14.853 personas)  

Villamayor, Carbajosa de la Sagrada y Villares de la Reina también han crecido de forma progresiva en los últimos diez años. Villamayor es el municipio que más ha crecido con un 24,1 por ciento de incremento y con más de 150 nuevos empadronados en 2021 con respecto al año anterior. Por su parte, Carbajosa de la Sagrada ha crecido un 15,6 por ciento en la última década y 117 nuevos vecinos el año pasado se empadronaron en la localidad. Villares de la Reina también crece, un 8,8 por ciento en estos diez años y ha ganado 122 empadronados este último ejercicio.

El segundo municipio en población absoluta de la provincia es Béjar, con 12.269 personas empadronadas. Un cifra que ha caído un 18 por ciento en la última década. La ciudad bejarana ha perdido de forma progresiva población cada año. De hecho, en este 2021 la ciudad ha perdido 290 personas con respecto a 2020 y en los últimos diez años han sido más de 2.000 los habitantes que ya no están en Béjar. Similar es la situación de Ciudad Rodrigo, con 12.065 personas empadronas mantiene la tendencia a la baja. La ciudad mirobrigense ha perdido en diez años un 13,6 por ciento de población, más de 1.600 personas desde 2011.

En el caso de Peñaranda de Bracamonte la tendencia también es a la baja, con una pérdida de población del 10,5 por ciento en los últimos diez años. En estos momentos la ciudad cuenta con 6123 habitantes, más de 600 vecinos menos que en 2011.

Guijuelo es el más pequeño de los municipios de más de 5.000 habitantes de la provincia. La villa ha perdido un 9 por ciento de población en diez años, situándose en 5550 habitantes en 2022 con 500 habitantes menos que hace diez años.

 

En cuanto al resto de municipios y teniendo como referencia la última década, destaca el crecimiento de Aldeatejada y Castellanos de Moriscos. Son los municipios que más han crecido de toda la provincia, con un 42 por ciento y un 35 por ciento de incremento respectivamente. Municipios que mantienen año tras año una tendencia positiva al igual que Doñinos de Salamanca (con una subida del 21 por ciento) o Cabrerizos (sube un 6,7 en diez años)

La cercanía con la capital salmantina, la buena comunicación, la dotación de servicios a los municipios del alfoz les permite crecer al contrario que ocurre en el resto de la provincia. No hay más que ver casos de otros pueblos que también pierden vecinos. Ledesma ha perdido un 26 por ciento de su población en 10 años y Vitigudino un 20 por ciento.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído