​Así es la vida de los peregrinos confinados en el albergue parroquial de Fuenterroble de Salvatierra

Dieciséis personas conviven con el sacerdote Blas Rodríguez desde el 14 de marzo 

 DSC 0984
DSC 0984

El estado de alarma no cogió a todas las personas en sus casas. Es el caso de dieciséis peregrinos que se encuentran, desde el pasado 14 de marzo, en el albergue parroquial de Fuenterroble junto al sacerdote Blas Rodríguez.

Estas dieciséis personas se encontraban realizando el Camino de Santiago y, como cuentan desde la Diócesis de Salamanca, tuvieron que parar en el albergue parroquial de Fuenterroble de Salvatierra.

Allí conviven con Blas Rodríguez, sacerdote diocesano. “Este es un ejemplo de la acogida de la Iglesia. Se acoge a cualquier persona, de cualquier nacional y credo”, explica Blas Rodríguez. Y es que los peregrinos son de Italia, Gran Bretaña, Alemania, Holanda y América.

“Esto un pequeño Pentecostés, hablando en lenguas diferentes, todos nos entendemos porque lo que importa es la buena voluntad y el deseo de que todos pongan lo mejor de su parte, lo que tienen en cada momento”, continúa el sacerdote.

Uno de los peregrinos, Eduardo, también ha explicado a través de la Diócesis de Salamanca su experiencia: “Hemos tenido mucha suerte de encontrar cobijo aquí. Yo no tenía posibilidad de volver a mi país en marzo, no había manera de regresar. Nos organizamos en habitaciones distintas, yo la comparto con otro señor de Madrid. Hacemos limpieza del lugar donde descansamos, y colaboro en lo que puedo, leo, escucho música y cada día hacemos un momento de meditación, leemos el Evangelio y lo compartimos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído