Guijuelo, el pueblo salmantino que concentra más de 30 nacionalidades

El padrón municipal registra actualmente 5.857 habitantes, 841 de ellos con procedencia extranjera

Ayuntamiento de Guijuelo
Ayuntamiento de Guijuelo

Ciudadanos de Europa, Asia, África, América Central y América del Sur conviven en Guijuelo. El padrón municipal registra hasta 32 nacionalidades en este inicio de año 2022, concentrando 5.857 habitantes. De este total de empadronados, 841 poseen nacionalidad extranjera, es decir, un 14,35 por ciento.

A pesar de que la población del municipio chacinero ha disminuido en los últimos años, registrando 5.880 habitantes en 2016, la presencia de familias y habitantes procedentes de otros países diferentes a España es cada vez mayor. Así, a través de los datos recogidos por el Ayuntamiento guijuelense se puede advertir un aumento de 184 personas con procedencia extranjera en estos últimos seis años.

En la actualidad, en Guijuelo hay gente descendiente de Bulgaria, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumanía, Ucrania, Moldavia, Rusia y Turquía, pertenecientes a Europa; de los africanos Costa de Marfil, Guinea, Mali, Marruecos, Senegal y Sudán; de México, Honduras y República Dominicana, correspondientes a América Central; de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela, pertenecientes a América del Sur y, por último, los asiáticos China, India y Pakistán.

La nacionalidad forastera que despunta en cuanto a número es la rumana, con 450 personas (es decir, el 53,5 por ciento del total de extranjeros). Tras ella, los que más presencia tienen son los ecuatorianos, con la presencia de 63 habitantes, y marroquís, con 59 personas. Por su parte, las nacionalidades polaca, moldava, marfileña, sudanesa, hondureña, uruguaya y turca tan solo cuentan con un “representante” en el pueblo.

“Es difícil venir al pueblo a enfrentar algo diferente. Como en cada lugar, hay gente que te acoge y gente que no”

Las más de 700 empresas de Guijuelo, mayormente dedicadas a lo referente al sector cárnico, dan trabajo diariamente a miles de personas. Es justo esta gran oferta de empleo la principal atracción de personas extranjeras y la que trajo al municipio a la familia de Rocío, procedente de Quito, Ecuador.

Va a hacer 20 años desde que Rocío se asentó junto a sus dos hijas mayores, que por entonces tenían 17 y 15 años, en Guijuelo. Aquí esperaba su marido, que llegó un año antes con el fin de encontrar trabajo. “Yo llegué a Madrid con las niñas y en el autobús de camino a Salamanca iba pensando en todo lo que dejaba atrás, en que iba a llegar a un piso sin nada… Pero poco a poco hemos ido saliendo adelante”, confiesa la mujer.

Y así lo hicieron, se asentaron en el municipio y, al año siguiente, nació la pequeña de la familia. Desde el principio, tanto Rocío como su marido lucharon por la integración de sus hijas mayores en el instituto, donde la por entonces secretaria “se portó muy bien con ellos” y con la que “todavía guardan contacto”. No obstante, no todo fue sencillo para ellas, ya que como bien confiesa Rocío, “a la mediana en esa etapa no la acogieron bien en el instituto. Como en todo lugar, hay gente que te acoge y otra que no”.

Con ganas y ánimo para forjar su futuro en el pueblo, Rocío realizó un curso formativo que le ha permitido mantener su empleo en una residencia de ancianos desde hace 15 años. Por su parte, las dos “mayores” trabajan en Salamanca y la pequeña, que ya tiene 19 años, ha comenzado a estudiar en Madrid.

Con sus hijas asentadas en España, Rocío aún no sabe si algún día regresará a su lugar de origen, donde está el resto de su familia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído