El derribo de la caseta que albergaba el antiguo transformador de Iberdrola en los terrenos donde se levantará el nuevo complejo deportivo que albergará la piscina cubierta, sirve de preámbulo para el inicio de las obras. 

Después de que el pleno de primeros de junio diera el visto bueno, por unanimidad, a la cesión de parte de los terrenos de esa parcela a Iberdrola Distribución Eléctrica y de que posteriormente el Ayuntamiento concediese la licencia de obra para hacer efectivo el traslado del transformador, los trabajos comenzaban el pasado 1 de agosto y finalizaban el pasado, 30 de septiembre. 

El único paso previo al inicio de las obras era el derribo, por parte de la compañía, de la antigua construcción, lo que significa que FCC-Aqualia comenzará los trabajos en breve pues, incluso, ya tiene instaladas las casetas de obra en los terrenos.

En noviembre de 2015 se adjudicaron las obras, que deberán ejecutar el proyecto en un plazo máximo de 18 meses. El retraso en el inicio se ha debido, fundamentalmente, a la tramitación del traslado del transformador eléctrico, escollo que ya se está solventando y que permitirá que el nuevo complejo deportivo esté finalizado, según las previsiones, en año y medio, una vez que comiencen las obras.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído