¿Habrá fiestas este verano en los pueblos?: Ayuntamientos y feriantes, pendientes de la decisión del Gobierno

“Creo que no nos van a dejar y con todo el dolor de mi corazón sería, sanitariamente, lo más acertado”, asegura Encarna Quirós, alcaldesa de Saucelle, localidad que en agosto triplica su población


 LA ALBERCA1
LA ALBERCA1

“Lo prioritario es solucionar la crisis sanitaria del coronavirus, después lo demás”. A las puertas de unos meses que concentran el grueso de fiestas patronales y celebraciones en gran parte de la provincia, todos los festejos siguen en el aire, a la espera de lo que decidan las autoridades sanitarias.

Ayuntamientos con programas para agosto ya cerrados y, otros, a los que el estado de alarma les pilló negociando y ultimando las actividades. Con las fiestas de mayo y junio ya canceladas en buena parte de las localidades, hay pocas esperanzas de que se puedan celebrar las del verano, al menos tal como se desarrollaban hasta antes del COVID-19.

Encarna Quirós, alcaldesa de Saucelle: “Si podemos, lo tenemos todo organizado”

“Creo que no nos van a dejar y con todo el dolor de mi corazón sería, sanitariamente, lo más acertado”.  La alcaldesa de Saucelle, con las fiestas de San Lorenzo en agosto, afirma que tenían el programa prácticamente listo, a falta de las dos corridas de toros, sin embargo, asegura que dependen de lo que diga el Gobierno. “Si se pueden hacer, lo tenemos programado, incluidas las orquestas”, explica la alcaldesa de una localidad sin contagios, tampoco en la residencia.

De suspenderse, la alcaldesa lamenta el daño que se hace a los sectores que viven de las fiestas aunque, Encarna Quirós, enfermera de profesión, reconoce que dependiendo de cómo evolucione “quizá sea lo más acertado”, al ser eventos multitudinarios.

En Saucelle, explica, la población casi se triplica en agosto, a lo que se suman las personas de otras localidades que acuden a las verbenas o a los festejos taurinos, por lo que considera bastante improbable que haya fiestas tal como vienen realizándose hasta ahora. Porque, indica, una cosa es que las autoridades sanitarias permitan el movimiento hasta los pueblos, “en las ciudades grandes se está sufriendo mucho” y otra diferente es que se autoricen eventos a los que acuden centenares de personas.

Una suspensión de fiestas, más que probable, que también supone un importante revés económico para pequeños negocios que tenían en estas fiestas parte de los ingresos del año. “El impacto es tremendo para los bares y para los profesionales que viven de las fiestas, pero esto ocurre desgraciadamente en toda España, es una tristeza grande”, lamenta Encarna Quirós.

Julián Martín, alcalde de Villarino: “Las fiestas de San Roque, en el aire”

“Nuestras fiestas de San Roque están en el aire”, afirma el alcalde de Villarino de los Aires, que ya ha suspendido las fiestas de la pedanía de Cabeza de Framontanos, de junio.

Julián Martín explica que el Ayuntamiento de Villarino –sin positivos- no ha decidido nada sobre las fiestas del 14 al 18 de agosto, donde los toros tienen un protagonismo especial. Con las verbenas contratadas y los toros a la espera,  admite que, de no cambiar la situación, “las fiestas están en el aire, dependerá de la evolución del coronavirus”.

Las fiestas de Santa Marta, “un activo muy importante para el comercio y la hostelería”

Las fiestas patronales de Santa Marta, la semana del 26 de julio, atraen hasta esta localidad trastormesina a miles de personas a sus conciertos, verbenas y festejos. A dos meses vista, desde el Ayuntamiento explican que se está trabajando con las previsiones de siempre, “sabiendo que la situación es la que es, de total incertidumbre y a la espera de que se den las instrucciones desde el Gobierno central”.

La Concejalía de Festejos baraja todos los supuestos, “teniendo en cuenta que las fiestas son un activo muy importante para el comercio y la hostelería y una fuente de ingresos muy importante para muchas personas”, pero remarcan que es pronto para valorar nada de forma definitiva.

Guijuelo: Primero superar la crisis del coronavirus, el resto ya se irá viendo

"No sabemos cómo van a quedar las fiestas de agosto, habrá que ir viendo la evolución de la crisis sanitaria y tomar decisiones, cuando llegue el momento", explican desde el Ayuntamiento de Guijuelo.  Actualmente, no se sabe nada ni de presupuestos, ni de actividades porque el principal punto de atención, "a día de hoy, es superar la crisis del coronavirus y después ya se irá valorando el resto".

La situación de los feriantes, crítica: “Ingresos cero y seremos los últimos en trabajar” 

Quienes sí confían en retomar la actividad son bares, restaurantes, hoteles, feriantes, orquestas…numerosos colectivos y miles de trabajadores pendientes de una decisión que implicará seguir parados o volver a la actividad en un periodo clave para su facturación.

Sin embargo, el temor y la incertidumbre imperan entre estos colectivos que tienen en las fiestas de los pueblos el principal ingreso.

Hablar de fiestas en los pueblos es hacerlo también de feriantes. Con sus atracciones, puestos de churros o de algodón, tómbolas o casetas de tiro, todo estaba dispuesto y preparado para comenzar la temporada alta, de mayo a septiembre, pero el estado de alarma ha dejado a estos trabajadores en una situación crítica.

“No estamos mal, lo siguiente, la situación es muy difícil”, reconoce un desanimado Ángel Lerma, presidente de la Asociación de Feriantes de Salamanca, integrada en CES, de la que forman parte unas 50 familias que se mueven por toda España.  En su caso, se encontraba en Palma con una atracción, en Zamora y en Ciudad Rodrigo, “y me tocó desmontar, y se ha suspendido Sevilla, Pamplona...todo está paralizado”.

Con unos 40.000 negocios por toda España, Lerma asegura que en este momento se encuentran buscando ayudas y soluciones. “Todos los gremios vamos a sufrir, como las orquestas y la hostelería, pero una vez que se levante el estado de alarma nos dejarán para el final por las aglomeraciones”.  De cara al reinicio de la actividad,  asegura que las medidas de seguridad pasarán por mantener distancias, desinfección o aforos de atracciones reducidos pero, remarca, que hay que empezar a trabajar. “Queremos ganarnos la vida”.

El presidente de los feriantes apunta que en Salamanca ya hay familias a las que han tenido que ayudar con el fondo de la asociación porque llevan parados mes y medio. “Ingresos cero y pagamos seguro, revisión de atracciones…” y lamenta que ni tienen ayuda de nadie, ni nadie se ha interesado por su situación.  

Con una vuelta al trabajo, cuando sea posible, que estará marcada por las medidas sanitarias, Lerma sí apunta que cuando se recupera la actividad, los feriantes quieren realizar un día especial para las personas que han pasado por la enfermedad.  Con una crisis sanitaria sin precedentes, Lerma indica que, desde el primer momento, se ofrecieron a las autoridades para colaborar ofreciendo las carpas en caso necesario, así como camiones, caravanas y autocaravanas. “Hemos intentado ayudar”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído