Una inspección de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León se personó ‘sin avisar’ el pasado 14 de marzo en la Residencia ‘La Laguna’ de Hinojosa de Duero y, según el acta levantada por el inspector, a la que ha tenido acceso SALAMANCA24HORAS, corrobora en términos generales las denuncias que vienen realizando desde hace tiempo tanto el Ayuntamiento como los residentes y sus familiares en cuanto a la situación de abandono y gestión de este centro.

El inspector deja claro que “la directora no estaba en la residencia, con quien mantuvo una conversación telefónica”, primera vez que una inspección se persona en el centro sin la presencia de la gestora. Además, el inspector hace constar que tanto familiares como residentes “denunciaron diferentes irregularidades como la agresividad de la directora hacia los residentes, que rozaban los malos tratos, la carencia de comida, que era escasa y de mala calidad, la falta de luz en los pasillos, esto fue constatado por el inspector, y una auxiliar manifestó que encendían a partir de las 6 de la tarde para ahorrar”, cita textual del acta de inspección.

La misma sigue, y seguimos citando textualmente, “se procedió antes de llegar la directora a visitar las instalaciones, comprobándole que algunas camas estaban hundidas, que le faltaba pintura en todo el centro, que algunas habitaciones olían mal como la número 105, donde tenían las esponjas juntas o la habitación nº 109 que no tenía picaporte y había suciedad así como resto de goteras, al no pintarse… También se comprobó que cada día se compran 5 barras de pan para los 35 residentes y que había 27 trozos de pescado que se estaban descongelando como segundo plato al día de hoy”. Además, “se visitaron las despensas en las que había algunos botes de melocotón en almíbar y cajas de leche, no existían huevos y otros alimentos más habituales”.

Llegada la directora hace entrega de una relación de residentes valorados, en el mes de febrero donde aparecen “16 validos, 14 asistidos de grado I y 4 asistidos de grado II, esta circunstancia de que hay más asistidos de los autorizados ya se constató, sin haber arreglado en las dos últimas actas levantadas en esta residencia, la autorización es de 15 personas asistidas”.

Pero el informe no para ahí, sino que también recoge que “la residencia sigue sin médico, fisioterapeuta y terapeuta ocupacional, la ATS tiene un contrato de 20 horas, le falta una hora para cumplir con lo exigido, aunque la Gerencia Territorial tiene un escrito de la directora enviado por fax en el que aparece la ATS realiza 40 horas, manifestando la directora que se ha equivocado”. Además, “no tiene programa de atención individualizada, ni los menús no están conformados por el médico, las servilletas estaban muy sucias”.

El personal de atención directa lo conforman realmente una persona “ya que aunque había otra, que se ocupa de la cocina y había llamado a otra persona que no tenía previsto asistir4 y que estaba por la presencia del inspector”.

Acuerdo para dejar la gestión del centro

Lo que llama la atención de esta inspección es el ‘supuesto’ acuerdo entre el inspector y la directora-gerencia para que no se incoe expediente de la situación del centro, como así debería acontecer independientemente del acuerdo posterior. Ya que el acta recoge que el abogado de la gestora "llegó a un acuerdo con el inspector de que voluntariamente la entidad gestora se irá el 30 de abril próximo y así le aconseja a la entidad gestora, este acuerdo se lleva a cabo siempre que no se incoe expediente sancionador. Se solicita este mes y medio antes de que deje Reyes Díez la entidad de la residencia para ultimar gestiones dependientes”.

Además, también llama la atención que tanto la gestora como su abogado quieren que el acta recoja que “la entidad gestora no ha podido subsanar las deficiencias detectadas por no autorizar el Ayuntamiento como entidad titular la subida de tarifa”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído