Isabel Jiménez loa a la tierra y al almendro, árbol valiente y madrugador, en un bello pregón

 Isabel Jiménez loa a la tierra y al almendro, árbol valiente y madrugador, en un bello pregón
Isabel Jiménez loa a la tierra y al almendro, árbol valiente y madrugador, en un bello pregón

Como viene siendo habitual desde que se construyó el puente sobre el río Huebra, en el paraje de Vega Terrón, el plato de ‘lentejas’ se lo llevan los vecinos portugueses con su mercadillo. Cientos de coches, decenas de autobuses y miles de personas pasan al otro lado del río sin hacer el preceptivo alto en estas tierras de acá de la frontera. Y, de esta suerte, que cada uno saque sus propias conclusiones en cuanto a la promoción de esta, ya tradicional, fiesta de exaltación de la naturaleza.

Pero vayamos con lo nuestro, lo de este lado que es lo que nos concierne. Aquí, la senadora Isabel Jiménez fue la encargada de dar el pregón del Almendro. Isabel, con la naturalidad, la emoción y el sentimiento con que dice y vive las cosas, realizó un bello homenaje al almendro, al árbol del “apresuramiento. Su nombre en hebreo es Shaqued que significa el despertador, el vigilante. Lope de Vega lo definió como el arrogante gallo primaveral”. De esta suerte, la senadora fue desgranando sus sentimientos sobre este “árbol valiente y el gran madrugador de estas tierras”.

Como también recordó a “nuestro querido y recordado poeta José Ledesma Criado en su ‘Canción de Febrero’, cuando habla del almendro como una frontera simbólica entre España y Portugal:

Líneas de nieve y almendros

Junto a la orilla del Duero

Hay un río por frontera,

Naranjos y limoneros.

…..

Almendro de nata en flor,

Grito de España latiendo,

Quiero entregarte en mi voz

La canción de los almendros”.

No olvidemos que Pepe Ledesma, como lo conocíamos los amigos, era un gran entusiasta, defensor y admirador de esta fiesta del Almendro, así como de estos parajes de frontera y, sobre todo, de Portugal.

Finalmente, Isabel Jiménez habló de esta tierra, “hermosa pero dura y accidentada”. Ya que “el paisaje nos determina y aprisiona y da un sello especial a sus habitantes…”.

A continuación realizó su saludo el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, que habló de “tierra de esperanza”, así como el alcalde de La Fregeneda, Bernardo García, quien no dejó pasar los momentos de crisis que se viven en estos momentos.

Con un vino de honor, la entrega de premios del almendro y la actuación de El Mariquelo con su grupo finalizó una jornada de campo y naturaleza, reivindicación de una vía férrea que debe abrirse ya y de unas gentes que quieren vivir en estos parajes de exultante belleza.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído