"Es un festival hippie pero con los controles no te puedes fumar unos porros tranquilo. No vamos a volver"

Festivaleros se quejan de que los controles antidroga reducen a cerca de la mitad la participación en el certamen internacional de música electrónica Lost Theory 2018 que despide hoy Sotoserrano

 Sotoserrano Festival (6)
Sotoserrano Festival (6)

La indignación es general entre los participantes del importante festival internacional de música electrónica 'Lost Theory 2018' que acoge el Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia, en los términos municipales de Sotoserrano y de la localidad cacereña de Riomalo de Abajo. El motivo: los continuos controles policiales antidroga tras constatarse, en el estreno del certamen —que se extiende en cerca de 25 hectáreas divididas en las comunidades autónomas de Extremadura y Castilla y León—, que el tráfico de todo tipo de sustancias ilegales no era precisamente anecdótico.  

"Es un festival hippie pero con los controles no te puedes fumar unos porros tranquilo", se queja uno de los asistentes, antes de prometer que no volverá a próximas ediciones, ni tampoco sus amigos y conocidos, si el festival vuelve a realizarse en Sotoserrano. También asegura que los controles han provocado que el número de participantes de la presente edición, que cierra hoy con su última jornada, haya caído en picado. 

Sin embargo, también son legión, o por lo menos así lo parecen, los que dicen participar en el festival sin recurrir a ningún estupefaciente. Aunque reconocen que sí se mueve droga, rechazan hablar de un consumo generalizado, o, por lo menos, que sea más elevado del que se puede registrar en otros festivales, incluso, en las fiestas locales de cualquier localidad, también pueblos. 

El precio de las entradas, que sube hasta los 165 euros para los que se han quedado toda la semana, es otra de las causas que explicaría el descenso en la participación, y no tanto los controles. "Es bastante caro", señala un joven salmantino asiduo de algunos de los mejores festivales "y más baratos" que se organizan por todo el país.  

Hay que tener en cuenta, que al precio de las entradas hay que sumar otros muchos gastos, como, entre otros, los de transporte, ya que 'Lost Theory' recibe el respaldo de jóvenes de multitud de nacionalidades. 

Sean los controles o el precio de las entradas, la indignación entre los vecinos y comercios de Sotoserrano es también generalizada, aunque prefieren no entrar en los motivos y quedarse exclusivamente con la importante reducción en el número de festivaleros, una merma en la participación que algunos ponen en cerca del 50 por ciento. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído