El programa ‘El Paisano’ de La 1 muestra los ritos y tradiciones de La Alberca

En una estancia de dos días, el programa hace un recorrido por algunos de sus vecinos con las costumbres que todavía perviven, como la alborada, el cerdo de San Antón o la oración a las ánimas benditas

 El paisano
El paisano

Este viernes La 1 de RTVE emitió su programa ‘El Paisano’, que en esta ocasión estuvo dedicado a La Alberca. El conductor, Pablo Chiapella, conocido por su papel en ‘Aquí no hay quien viva’ y ‘La que se avecina’ hace un repaso por algunas de las costumbres de los pueblos más curiosos de España.

El programa, que se grabó en el mes de febrero, contó con una estancia de 48 horas del equipo de grabación de la televisión pública, en las que además de entrevistar a transeúntes, y grabar planos por el pueblo, posteriormente contó las experiencias en el Teatro Municipal. El programa se hizo en un formato en el que mientras se veía la entrevista previa, el conductor del show comentaba las conversaciones en el teatro del pueblo, con el propio público entrevistado.

Al llegar conoció a Pepe ‘Camisetas’, conocido, efectivamente, por sus camisetas con el eslogan ‘Alberca of the colors’. Chiapella no pudo evitar bromear sobre su inglés y su dudable traducción, dado que según el albercano, la frase significaba ‘los colores de La Alberca’.

Una vez en el pueblo, fue el turno de conocer a Paqui, la panadera. Esta le explicó algunas de las tradiciones del lugar, como la alborada, una costumbre previa a una boda, a lo que Chiapella no daba crédito, entre risas.

Tras hablar con otros vecinos, y mientras paseaba por las calles, se topó con el tradicional cerdo de San Antón gracias a la escultura de la plaza, y conoció así la costumbre de dejar suelto al ejemplar por el pueblo para después sortearlo, sin entender cómo este no se perdía o sufría un accidente.

Paseando por el pueblo tuvo ocasión de conocer algunas de las historias personales de sus vecinos, como la de Rita y Carmen, que hacían la oración a las ánimas benditas. Con este rito intentan que el pueblo recuerde a las ánimas gracias a la esquila, una campana que agitan cada día al anochecer mientras pronuncian una oración.

Ya el segundo día de su estancia en el municipio, acompañó a Macu a cuidar de sus ovejas gracias al ‘ecocivismo’, es decir, la utilización de bicicleta en lugar del coche y del reciclaje. Esta vecina hacía gala de una vida sana a través del contacto con la naturaleza.

En el paseo se fijó en las calles empedradas y las casas de madera que caracterizan La Alberca, y en su ‘expedición’ conoció el museo del pueblo, una antigua casa perteneciente a Satur, que refleja a la perfección las tradiciones y costumbres de hace años, como la cama de paja o el secadero de embutido. No faltó el barreño para bañarse que se calentaba al sol en verano y al fuego en invierno. Chiapella aprovechó así para homenajear a la familia de Satur “y a todos los abuelos que nos criaron cuando éramos niños”.

Concluía así el programa, valorando sus tradiciones “porque con ellas trazan su identidad”. “Sois un pueblo de costumbres maravillosas, he pasado con vosotros 48 horas y me siento vuestro paisano. Sois muy buena gente”, finalizaba antes de marchar con un hornazo como recuerdo. 

El paisano la alberca

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído